Joven lleva a abuelito de 96 años al hospital, su ambulancia nunca llegó

El joven de 18 años trasladó al abuelito luego de verlo en la acera esperando la asistencia médica
En redes sociales se denunció que muchos abuelitos son abandonados por el personal de salud. (Pixabay)

Un abuelito de 96 años de edad esperó en vano a que una ambulancia fuera a su casa para trasladarlo al hospital tras presentar síntomas de COVID-19. Al no recibir la atención médica solicitada fue su vecino, de 18 años de edad, quien tomó cartas en el asunto y lo llevó en su propio carro al nosocomio. Más tarde este joven se encargó de difundir los hechos en redes sociales.

Te recomendamos: Hacen boda con 83 asistentes y un tercio se contagia de COVID-19; ahora ofrecen disculpas

Don Umberto, un abuelito residente del barrio de Santa Margarita, Argentina, presentó síntomas de COVID-19 y solicitó la asistencia de personal médico para verificar su estado de salud. Luego de que se le tomara la presión y la temperatura, la única indicación que recibió fue la de permanecer en reposo y quedarse en casa.

Al día siguiente de la consulta, este abuelito volvió a sentirse mal y solicitó al número de emergencias 107 que se le enviara una ambulancia para trasladarlo al hospital. Después de realizar la llamada y ser atendido por una doctora que no le aclaró sus síntomas, cerró la puerta de su casa, tomó su documentación y se sentó a esperar afuera de su domicilio la llegada del vehículo médico.

Tras pasar un par de horas, Tomás “N”, de 18 años de edad y vecino de Don Umberto, notó que este abuelito seguía en la calle sin recibir asistencia médica. Pese a que él trató de acelerar la llegada de la ambulancia por su cuenta, tampoco tuvo éxito.

Como Don Umberto siguió esperando a la ambulancia, Tomás recurrió a las redes sociales para difundir lo que estaba sucediendo, pero cuando supo que este abuelito podía estar contagiado de COVID-19 se puso una mascarilla, guantes y lo trasladó en el auto de su familia al hospital Felipe Glasman de la Asociación Médica.

“Él es mí vecino, tiene 96 años y desde hace unos días tiene malestar general. Ayer por la noche llamo a la ambulancia, vinieron le tomaron la presión y temperatura y se fueron…

“… lo llama una supuesta doctora que le pregunta mil cosas que ni siquiera puede responder del cansancio y se pasan la papa quemada de mano en mano para no enviar a nadie. Por favor que alguien se haga cargo nadie viene”, escribió en Twitter para darle seguimiento al caso.

Una vez en la unidad clínica, Tomás buscó que el personal atendiera a Don Umberto, y una vez que este fue internado, narró que un paramédico los trató de mala gana, sin paciencia y con groserías.

También detalló que este “no era un caso aislado, sino una situación común que enfrentaban los adultos mayores y que, casos como este, (sic) ya habían sucedido en otras partes del país.”

“… amigo están dejando morir a una persona en la calle, con síntomas y nadie se hace cargo, tiene 96 años y nunca fue de quejarse ni de querer molestar, por eso la preocupación”, afirmó Tomás.

De acuerdo con el joven y medios locales, desde el servicio de emergencias médicas -S.I.E.M.P.R.E-  se informó que la llamada de Don Umberto nunca fue recibida. La misma postura la sostuvieron en el PAMI, el Programa de Atención Médica Integral de Argentina.

Hasta el momento estas instituciones no se han pronunciado sobre lo ocurrido ni han brindado más información al respecto.

¿Qué sucedió con este abuelito?

Una vez que Don Umberto fue dado de alta, Tomás informó que su estado de salud había mejorado, pero que su familia lo acompañaría hasta su hogar y lo apoyaría con la limpieza de su domicilio para que él pudiera descansar.

Aunque en Twitter este joven recibió comentarios de supuestos médicos y profesionales, no fue sino hasta que otro vecino paramédico se acercó a él que pudo saber cómo actuar ante la frustrante situación.

Este hombre confirmó que muchos centros de salud no estaban atendiendo a adultos mayores con la urgencia requerida ante la posible presencia de COVID-19, lo que al saberse generó gran indignación.

“… así como lo ven está en la calle, esperando una ambulancia, el cerro su casa y lo único que tiene es su documentación, el sabe que no va a volver pero lo peor de todo es que directamente nadie lo viene a buscar, están esperando que se muera y ser un número más…”, expresó Tomás.

El SARS-CoV-2/COVID-19 afecta a la población de adultos mayores, por lo que los cuidados y atención médica para este sector es fundamental.