Recibe nuestras notificaciones con las noticias más importantes al momento.
Ver ahora

Joven asesina a hermana embarazada y lo hace pasar por suicidio

“La única razón que dio para matarla fue porque ella era una vergüenza para su familia…" explicaron los oficiales
Noticieros Televisa FUENTE: noticieros televisa DESDE: CDMX, México
Eduardo Arévalo, asesino de Viridiana. (Twitter)

Un joven de 19 años admitió ante las autoridades de Dallas, Texas, haber asesinado a su hermana embarazada y después hacer pasar el crimen como un suicidio.

Te recomendamos: México y la terrible violencia contra sus ciudadanas y ciudadanos LGBT+

Eduardo Arévalo fue acusado de asesinato capital tras estrangular a Viridiana, su hermana mayor de 23 años quien se encontraba en su octavo mes de embarazo.

El cuerpo de la mujer fue encontrado en un callejón del vecindario ‘The Colony’ el pasado 22 de diciembre. Según los informes sobre su defunción, había presentado problemas de salud mental.

Junto al cuerpo, los familiares encontraron una nota de suicidio que la policía no creyó del todo y, tras investigar las grabaciones de las cámaras de seguridad, pudieron saber que el caso se trataba de un asesinato.

“La única razón que dio para matarla fue porque ella era una vergüenza para su familia… él dijo que sería mejor que ella no estuviera aquí”

… explicó Aaron Woodard, sargento de la colonia.

Viridiana desapareció de su hogar el 16 de diciembre y fue vista junto a un familiar que le dijo a la policía que la joven había “hecho algunas declaraciones sobre lastimarse a sí misma debido a algunos problemas personales”.

Cuando los oficiales capturaron a Eduardo Arévalo, este confesó haber asesinado a su hermana porque necesitaba “proteger a su familia y al feto de su madre”.

De acuerdo al análisis del caso, Viridiana perdió la vida el mismo día que desapareció, pues luego de discutir con su hermano, este la rodeó del cuello y la estranguló.

Envolvió su cabeza con cinta adhesiva y huyó del lugar temiendo que la mujer “pudiera volver a la vida”.

Para el 22 de diciembre, Eduardo recuperó el cuerpo de su hermana que había dejado en el condado de Fannin y fue así como lo colocó en un callejón cercano a su domicilio.

La fianza de Arévalo está fijada en un millón 50 mil dólares, pero a su acusación se podrían presentar cargos adicionales.

 

Con información de The Washington Post