Inicio  /  Historias
ECONOMíA

La historia de Joan Ginther, la profesora de estadística que ganó 4 veces el premio mayor de la lotería

Fue conocida como “la mujer más afortunada del mundo”, pero no fue la suerte sino el cálculo matemático su verdadero aliado

Joan R. Ginther tiene una historia digna de una película de Adam McKay: una “antiheroína” cuya astucia le permite vencer al sistema y salirse con la suya. La señora Ginther se ganó el premio mayor de la lotería en CUATRO ocasiones, una hazaña prácticamente imposible. La prensa de Estados Unidos la etiquetó como “la mujer más afortunada del mundo”, pero no fue la suerte sino las matemáticas las que estuvieron de su lado.

Te recomendamos: ¿Quién fue Fibonacci y por qué es importante su secuencia?

Joan Ginther tiene 74 años de edad y, hasta donde se sabe, vive en Las Vegas, donde mantiene un bajo perfil. Nunca da entrevistas ni permite que le tomen una foto (solo hay dos imágenes de ella que circulan en internet). Es como si la mujer que ha ganado más de 20 millones de dólares en juegos de azar tuviera algo que esconder. O quizás le tiene mucho aprecio a la privacidad.

La señora Ginther tiene motivo para ser famosa. Ninguna otra persona en la historia de Estados Unidos ha ganado tantas veces un premio mayor de la lotería como ella. Su primer premio fue con la lotería de Texas, un jackpot que ganó en 1993 por 5.4 millones de dólares. Luego volvió a ganar en 2006, 2008 y 2010 en tres “raspaditos” por 2 millones, 3 millones y 10 millones de dólares, respectivamente.

Las probabilidades de ganar en tantas ocasiones fueron calculadas en 1 en 18×10 a la vigésima cuarta potencia… es decir, una cifra astronómica. Algo estuvo pasando aquí, pero la señora Ginther no iba a compartir el secreto.

Las teorías de su suerte

Después de su último triunfo, algunos periodistas llevaron a cabo investigaciones acerca de este misterio. En 2011, por ejemplo, Nathaniel Rich publicó en la revista Harpers que la señora Ginther tenía un doctorado en Estadística por la Universidad de Stanford. También se dio a conocer que los últimos dos boletos ganadores los compró en la misma tienda de un pueblito de Texas llamado Bishop.

Según la teoría del señor Rich, la doctora Ginther se apoyó en información pública para descubrir un patrón en la distribución de los boletos ganadores.

“Una vez que descubrió un patrón, Ginther habría tenido que esperar hasta que se programara la aparición de un boleto ganador en una región escasamente poblada; cuanto menos competencia por ese boleto ganador, mejor. Sería crucial elegir un lugar donde tenía motivos para visitar, como Bishop y los pueblos circundantes. También sería útil que la dueña de la tienda le guardara los boletos”.

Unos años después, un periodista de nombre Peter Mucha descubrió que esas no habían sido las únicas ganancias de la profesora de Stanford. De hecho, “la mujer más afortunada del mundo” ganó otros 24 premios con montos menores, solo que estos premios fueron cobrados por una amiga suya, de nombre Anna Morales.

Según el señor Mucha, las ganancias de la doctora Ginther no solo superan las de otros ganadores múltiples en la lotería, también las ganancias de personas que hacen trampa y abusan del sistema para ganar. El periodista tiene una teoría más sencilla que la teoría del algoritmo complejo, pero que, de igual forma, se apoya en un conocimiento de matemáticas y estadísticas: Ginther simplemente compraba una cantidad monstruosa de “raspaditos”.

Según los cálculos del periodista, la doctora Ginther debió gastar 3.3 millones de dólares en 100 mil boletos de lotería para dar con los premios que consiguió entre 2006 y 2010. Para cumplir esta meta, se apoyó en las ganancias de su premio de 1993, para el cual recibía cheques anuales de 270 mil ganadores.