Buscan convertir el veneno de avispa en un antibiótico contra bacterias superresistentes

Las bacterias superresistentes matan 700 mil personas al año
Estudian el veneno de avispa como antibiótico contra bacterias superresistentes. (Imagen: Especial)

Una investigación busca convertir el veneno de avispa en un antibiótico capaz de matar bacterias superresistentes. Se ha probado en ratones con éxito y pronto podría pasar al siguiente nivel para ser examinado en humanos.

Te recomendamos: Conoce los misterios alrededor del penacho de Moctezuma

En los hospitales y en las clínicas las bacterias superresistentes se están convirtiendo en una amenaza cada vez más común. Estos patógenos inmunes a la mayoría de los antibióticos conocidos son resultado del abuso de los medicamentos y la automedicación.

Se espera que, en pocos años, versiones mutadas de bacterias que antes se tenían controladas sean nuevos peligros mortales ante la insuficiencia de los antibióticos actuales. De ahí que investigaciones como la que lidera el español César de la Fuente sean cruciales.

Este octubre, la revista PNAS ha publicado una investigación prometedora: según el artículo, el veneno de avispa con el que trabajan los biotecnólogos estaría a la altura de algunos de los antibióticos más efectivos que se conocen.

Dichos resultados podrían ser un futuro bálsamo para los médicos. Aunque estos temen que las bacterias resistentes serán un problema cada vez mayor y más común, estas ya cobran miles de vidas al año. Según publicó el diario El País, al año mueren aproximadamente 700 mil personas por enfermedades que estarían relacionadas con bacterias multirresistentes.

“Lo que está pasando en la actualidad es que las bacterias han desarrollado mecanismos para sobrevivir e inactivar a los antibióticos que tenemos en los hospitales y en las farmacias”, dijo el investigador César de la Fuente.

El científico usa en su investigación el veneno de la especie Vespula lewisiiLas propiedades de esta sustancia se conocían desde hace varios años, pero, según admitió el científico, la toxicidad era demasiado alta como para pensar en el desarrollo de un fármaco.

El método que usan los científicos para crear un antibiótico a partir de este veneno ya ha sido patentado. Esperan que en un mediano plazo se pueda hacer pruebas con humanos.

 

Con información de El País