Inicio  /  Historias
TECNOLOGíA

¿El fin de Internet Explorer? Tras 25 años, se acerca la despedida del histórico navegador

Microsoft anunció que Internet Explorer dejará de ser compatible con sus plataformas como Microsoft Teams

Aunque Internet Explorer (IE) lleva ya varios años en su “lecho de muerte”, el infame navegador de Microsoft se puede estar acercando a su inevitable final. Este 2020 se cumplen 25 años de su introducción al mercado dentro del sistema operativo Windows 95.

Te recomendamos: TikTok habría recolectado data sensible de sus usuarios de Android

El domingo pasado, Microsoft dio a conocer en un comunicado que dejará de enviar actualizaciones de mantenimiento a la última versión del navegador, Internet Explorer 11. Entre el 30 de noviembre de 2020 y el 17 de agosto de 2021, muchas aplicaciones y servicios de Microsoft dejarán de ser compatibles con IE.

Aunque esto no significa un apagón definitivo para Internet Explorer, Microsoft no tiene más intenciones de lanzar otra versión después del 11 ni de ofrecer más actualizaciones de seguridad. Todos sus esfuerzos en esta materia se han trasladado a Microsoft Edge.

El primer clavo en el ataúd de IE ocurrió en 2015, con la introducción de Microsoft Edge, un navegador más apto para dispositivos móviles, con una interfaz mucho más dinámica que la old school IE. Ya para 2019, Edge tenía una proporción del mercado mucho más grande que IE. En el año actual, la nueva versión de Edge es el navegador con más usuarios en el mercado, superado únicamente por Google Chrome.

“Si bien sabemos que este cambio será difícil para algunos clientes, creemos que los clientes aprovecharán al máximo Microsoft 365 al usar el nuevo Microsoft Edge. Estamos comprometidos a ayudar a que esta transición sea lo más fluida posible.”

Microsoft ha estado invirtiendo muchos recursos en la penetración de Edge, recurriendo a viejas tácticas como bundling (la venta de productos dentro de un paquete) entre los nuevos usuarios de Windows, y complicando su desinstalamiento del sistema operativo.

Fue así como Internet Explorer se convirtió en el rey de los navegadores en la segunda mitad de los 90, cuando Microsoft enfrentaba críticas por prácticas monopólicas. No fue sino hasta 2004 cuando IE empezó a ver una reducción considerable de usuarios, con la introducción de Firefox de Mozilla como una descarga gratuita por internet, con el enorme beneficio de ser un navegador abierto para ser mejorado por fuentes ajenas a Mozilla.

Fue el principio del final para IE, y cuando Google Chrome entró al mercado en 2008, perfeccionando las capacidades de Firefox, Internet Explorer se redujo a ser un icono de la nostalgia noventera y el blanco de memes y chistes (“¿Para qué sirve Internet Explorer? Para descargar Firefox o Chrome”). En la actualidad, IE figura en el octavo lugar de navegadores, muy lejos de sus años de gloria.

¿Alguien extrañará a Internet Explorer?