Intentan restaurar estatua de santo y les llueven críticas

La efigie de San Antonio de Padua fue restaurada recientemente (Wikimedia Commons).

Intentan restaurar estatua de san Antonio de Padua, en Colombia y les llueven críticas por su nueva apariencia “afeminada”.

Desde el siglo XVII, la efigie de san Antonio de Padua presidió un templo del municipio de Soledad, en Barranquilla, Colombia, pero recientemente, se colocó en el centro de la polémica.

Luego de varios siglos de desgaste y un severo ataque de termitas, los representantes del templo decidieron enviar las estatuas del santo y el Niño Dios que sostiene entre sus brazos, a un equipo de restauradores para que le devolvieran el brillo en antaño perdido.

Imagen del santo antes de ser restaurada (Facebook).

Tras un par de semanas de trabajo, la estatua regresó al templo, pero en lugar de inspirar a los feligreses a creer más en el santo, los acabó enfureciendo por su nueva apariencia.

Algunos fieles dijeron que los restauradores le dieron una apariencia “afeminada” al santo y otros, de plano, lo llamaron “el santo travesti“, por la forma en la que volvieron a pintar su rostro y características físicas.

Así quedó el santo tras su restauración (Facebook).

Johanna, una visitante recurrente del templo, dijo a los medios locales que le “pusieron demasiado maquillaje al santo” y que “se pasaron de sombra y rubor en sus ojos, y brillo en los labios”.

Ya no es el mismo patrono al que le he orado durante los últimos 12 años,” asegura una Johanna enfurecida por la nueva apariencia del santo, así como la del Niño Jesús, cuyo rostro también fue restaurado.

El santo parece tener las cejas depiladas y rubor sobre sus mejillas (Facebook).

“Su rostro cambió y se ve afeminado,” precisó la mujer.

Por su parte, Juan Camilo Duque, un supuesto restaurador profesional de Colombia, abrió una página de Facebook desde la cual busca hacer ruido sobre el caso de san Antonio de Padua, con el fin de denunciar lo que él considera “daño al patrimonio”.

Duque no denunció la “apariencia afeminada” del santo, sino las técnicas que usaron los restauradores para volver a pintar la imagen.

El Niño Dios tampoco se salvó de la restauración (Facebook).

En lugar de instrumentos o materiales originales, se usaron métodos modernos que deformaron la apariencia del santo, entre otras fallas.

Las técnicas empleadas para la restauración no fueron las adecuadas (Facebook).

A continuación, el comunicado completo de Juan Camilo Duque:

Es importante preservar nuestro patrimonio ya que se debe entender como el derecho a la memoria de las generaciones futuras, que se convierte en el deber para las generaciones presentes; Tristemente no es visto de esta forma y se le maltrata mucho al hacer intentos por conservarlo.

En soledad tenemos grandes obras del pasado que hacen parte de nuestra cultura y que lastimosamente no se le han dado los cuidados que necesitan realmente, entre ellas la hermosa escultura de san antonio de padua que reposa como pieza central en el altar mayor del templo que lleva el mismo nombre. esta imagen es una pieza que data aproximadamente del siglo XVII, es una talla en madera policromada que hasta nuestros días se conservaba en buen estado, pero hace unos meses fue atacada por xilófagos (comején) y fue enviada a restaurar.

Este tipo de obras requieren intervención especializada ya que cualquiera podría causarle daños irreversibles.

En mi opinión, esta restauración no debió efectuarse sin consultarle a la comunidad, porque su gestión debió ser compartida por todos los actores posibles, de una manera incluyente y participativa, las desiciones que se tomen sobre el patrimonio no pueden ser tomadas por una sola institución ya que el patrimonio cultural paso de ser un asunto exclusivo de expertos para convertirse en un compromiso y una responsabilidad de todos los colombianos”.