Consejos del IMSS para evitar contagios de COVID-19 en el transporte público

El IMSS emitió algunos consejos para que usuarios de transporte público reduzcan los riesgos de contagio y protejan así a los operadores.
Programa 'Callados prevenimos el contagio' del Metro. (STC-Metro)

El Instituto Mexicano del Seguro Social emitió una serie de recomendaciones para prevenir los contagios por COVID-19 al usar transporte público con el fin de proteger la salud de los usuarios y los prestadores de este servicio.

Te recomendamos: Choferes de transporte público en CDMX ya pueden afiliarse al IMSS

A raíz de la crisis sanitaria por COVID-19 es importante conocer las medidas de prevención que puedan ayudarnos a no contagiarnos si debemos salir de nuestros hogares y hacer uno del transporte público.

Para contribuir con el bienestar social, el IMSS emitió una serie de recomendaciones que velen por la salud de los usuarios y prestadores de servicio, reduciendo así el riesgo de contagio en zonas de peligro como el Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro o las diferentes rutas de autobús y líneas de Metrobús.

Para el uso de camiones, combis, peceras, taxis y autobuses, el IMSS recomienda llevar la cantidad exacta de efectivo al momento de abordar la unidad, evitando así que se nos regrese dinero que podría estar contaminado.

De igual forma, portar guantes protectores y evitar tocarse la cara u ojos con las manos sucias es una medida de control, pero en caso de que no portes estos estos aditamentos, debes recordar colocarte gel desinfectante con base alcohol al 70% en manos durante 25 segundos cada vez que entres en contacto con objetos del exterior.

También deberás evitar tocarte tu cubrebocas, lentes o careta hasta que llegues a tu destino, y una vez en él tendrás que lavarte las manos y cara haciendo uso de agua y jabón. Contar con tapetes desinfectantes puede ser una buena alternativa, pero no debes olvidar que antes de tocar a tu familia u otras personas a quienes visites tu higiene deberá ser precisa.

En el trayecto de ida o regreso a tu hogar, guarda la distancia social recomendada y evita las aglomeraciones en la medida de tus posibilidades. Tampoco saques tu teléfono celular, libros u otros objetos que podrían infectarse.

No es recomendable ingerir alimentos ni bebidas en tu viaje, por lo que antes de salir de casa deberás hidratarte y alimentarte bien para evitar posibles mareos o cefaleas por el uso de cubrebocas, careta y/o lentes protectores.

No debes olvidar que el cubrebocas deberás usarlo durante todo tu trayecto, mismo en el que no deberás tirar basura o escupir, pues además de que esta acción supone una carga de trabajo extra para quienes mantienen limpias las instalaciones de los transportes, los escupitajos suponen un foco de infección.

No toques aquellas superficies que no lo requieran, como respaldos de asientos o asientos vacíos, pues podrían estar infectados y suponer un riesgo innecesario. Tampoco recargues tu cabeza sobre el vidrio de las ventanas o tubos que están colocados en las orillas de los asientos del STC Metro, pues muchas personas pudieron hacerlo antes que tú e infectarlos.

Si llegas a estornudar o toser, así estés usando el cubrebocas, tapa tu boca con el ángulo interior del codo y evita quitarte la mascarilla. Tampoco te toques los ojos, nariz y/o boca.

En el Metro, al igual que en otros medios de transporte, deberás usar tu cubrebocas todo el tiempo, desde que ingresas hasta que sales de él, pues este espacio es una de las zonas de mayor contagio en toda la ciudad.

Cuando desciendas de la unidad en que viajabas o salgas del STC, coloca desinfectante en tus manos y frótalo en ellas durante 25 segundos. Después evita distractores y tu camino hasta llegar a tu destino. Una vez en él es recomendable que cambies tu ropa y, en caso de que lo prefieras y te sea posible hacerlo, una ducha rápida no vendría a mal.

Cabe destacar que estas medidas son un apoyo para cuidar de tu bienestar, por lo que no debes tomarlas a la ligera.