Impactantes imágenes de la devastación del tsunami en Indonesia

Aumentan a 2,045 los muertos por el terremoto y el tsunami en Célebes

El desastre natural en Célebes es el peor que padece Indonesia desde el tsunami que en 2004. (EFE)

Revelan impactantes imágenes de redes sociales, de la devastación que el tsunami dejó en Indonesia.

Fotos: Antes y después del terremoto y tsunami en Indonesia

En redes sociales se reflejó otra cara del horror que sufrieron miles de personas el pasado 28 de septiembre, en la ciudad costera de Palu, en la isla de Célebes, Indonesia.

Las calles y avenidas se convirtieron en ríos de potentes corrientes que arrasaron con personas, vehículos e inmuebles por igual, mientras que el lodo se apoderó de casi toda la urbe.

Usando las cámaras de sus teléfonos inteligentes, decenas de testigos grabaron videos en los que se aprecia la escala real de la devastación que, hasta el momento, ha cobrado la vida de al menos dos mil personas.

Autoridades locales indican que aún hay 5 mil personas desaparecidas y que los daños materiales ascienden a millones de dólares.

La infraestructura de la ciudad quedó paralizada y vistas aéreas tomadas por cámaras satelitales, no hacen sino revelar la magnitud de los daños de este fenómeno natural.

El terremoto, por otro lado, también provocó una gran cantidad de daños que, a decir de los expertos, se intensificaron debido al tipo de terreno que hay debajo de la ciudad de Palu.

En cuestión de segundos, el suelo sólido se convirtió en una masa líquida que provocó una serie de deslizamientos que solo aumento el número de muertos y desaparecidos.

Los servicios de emergencia, así como el ejército de Indonesia, llevan semanas trabajando día y noche para encontrar a las personas que aún siguen desaparecidas, ya sea atrapada bajo toneladas de lodo o entre los escombros de los edificios de la ciudad.

Palu es una ciudad de apenas 350 mil habitantes, pero a finales de septiembre se convirtió en uno de los puntos que más daños sufrió por el terremoto magnitud 7.5 y el tsunami que le siguió.

CARGANDO...