6 hormonas desencadenadas por el estrés y cómo identificarlas

Además del cortisol, tu cuerpo libera cinco hormonas cuando se siente estresado y estas podrían dañar tu salud.
Imagen ded archivo. (Pixabay)

Además del cortisol, la famosa hormona del estrés, tu cuerpo libera una serie de sustancias cuando se encuentra bajo presión, aquí te decimos cuáles son y cómo identificarlas.

Te recomendamos: Estrés laboral crónico puede causar enfermedades cardíacas

Las distintas situaciones de la vida pueden suponer para ti un estrés constante, sin embargo someter tu cuerpo a estos cambios hormonales no es nada bueno para tu salud.

Aunque el estrés sea una respuesta física determinada por estímulos repetidos, caer en ese estado de cansancio mental constantemente podría tener graves consecuencias.

A continuación te presentamos las hormonas involucradas en este proceso biológico.

Insulina

De esta hormona seguramente has escuchado mucho, pues se relaciona con enfermedades como la diabetes. Es producida por el páncreas y su función principal es la de nivelar los niveles de azúcar en la sangre y el aumento del cortisol cuando estás estresado/a.

Al aumentar los niveles de cortisol, tu cuerpo libera insulina de forma repentina y esto afecta negativamente al metabolismo de la glucosa, lo que hace que tengas ganas de ingerir azúcares, carbohidratos y dulces.

Adrenalina

El estrés conlleva a la adrenalina, pues cuando estamos bajo mucha presión nuestras glándulas renales liberan epinefrina (o adrenalina), provocando que aumente nuestra presión arterial y la sudoración.

La adrenalina es una hormona que también contrae nuestros vasos sanguíneos, dilata las vías aéreas y participa en la reacción del sistema nervioso simpático llevándonos a actuar con impulsos.

Norepinefrina

Se le conoce como noradrenalina y es otra hormona que se libera en las glándulas suprarrenales.

Cuando enfrentamos estrés crónico, la norepinefrina se encarga de salir en forma prolongada, lo que desencadena un estado de ansiedad, ausencia de sueño, alteraciones en la frecuencia cardíaca y presión arterial alta.

Prolactina

En las mujeres esta hormona se encarga de la producción de leche  materna durante el embarazo, pero está presente también en los hombres.

Al producirse en niveles altos puede alterar el equilibrio del estrógeno y la progesterona, provocando alteraciones en la regulación emocional de las personas.

Estrógeno

Nuevamente para las mujeres esta hormona significa un papel importante bajo situaciones de estrés, pues cuando este se eleva demasiado puede suprimir los niveles de estrógeno.

Incluso podría afectar su salud mental, por lo que estudios recientes investigan la relación entre el estrógeno, la serotonina y el estado anímico.

Testosterona

Esta hormona puede disminuir bajo situaciones de estrés crónico contribuyendo a la fatiga y la pérdida muscular. Tanto en hombres como en mujeres puede alterar la libido.

¿Cómo saber si el estrés está afectando a mis hormonas?

Te sientes cansado durante el día y animado en las noches

Si durante el día sientes un bajón de energía, pero en las noches viene una carga de ansiedad que te impide dormir podrías estar desencadenado complicaciones por estrés en tu cuerpo.

La irritabilidad, así como los cambios de humor están ligados al cortisol y uso de estimulantes para “levantar tu ánimo” como el café o los carbohidratos que no son sanos para tu organismo.

Tu periodo menstrual es irregular

Aunque a veces es habitual que los periodos menstruales presenten cambios, si estos se manifiestan de forma constante y tienen una duración más larga o corta de lo normal, podrías estar sometida a altos niveles de estrés.

En caso de que presentes flujo irregular, coágulos de sangre, calambres dolorosos u otras molestias atípicas es probable que presentes un desequilibrio hormonal.

Subes o bajas de peso con regularidad

Debido a la insulina, bajo situaciones de estrés crónico es normal que subas o bajes de peso por la acumulación de la grasa abdominal.

“Los eventos estresantes e incluso los pensamientos pueden activar las vías metabólicas que causan aumento de peso y resistencia a la insulina. La insulina actúa en su cerebro para aumentar el apetito, específicamente el apetito por el azúcar. Intenta lo más que puedas, siempre que tus niveles de insulina sean altos, lucharás una batalla perdida por la pérdida de peso”, indicó la especialista  Bindiya Gandhi de la American Board Family Medicine.

Ingieres sal o azúcar en exceso

Luego de una descarga de estrés podrías tener ganas inconscientes de comer azúcar , sal o grasa.  Estos alimentos, sobre todo el sodio, actúan como un electrolito que regula la presión arterial y afectan así al estrés, lo que significa que tu cuerpo trata de protegerse, pero no recurriendo a comida saludable.

El estrés causa resistencia a la insulina y provoca que tu cuerpo no pueda regular su azúcar en la sangre de forma adecuada, así es que si después de someterte a mucha presión tienes ganas de un ‘atracón’ lo mejor será que revises tus niveles de fatiga mental.

 

Con información de Mind Body Green