Hongos en las uñas: conoce sus síntomas y tratamientos

La onicomicosis suele ser un problema común en las personas, incluso más de lo que se cree
Imagen de archivo. (Pixabay)

Si últimamente has notado que tus uñas cambiaron de color, son más gruesas y están descamadas podrías tener un hongo en ellas. Este se conoce como onicomicosis.

Te recomendamos: ¿Qué antibióticos naturales puedes utilizar para la infección de garganta?

Los hongos suelen aparecer por la proliferación de organismos fúngicos, como los dermatofitos o mohos y pueden causar insufribles molestias en quien los padece.

Para reconocerlos necesitas observar los cambios que se presentan en tus uñas y recordar si caminaste por algún lugar donde pudiste adquirir un contagio, como piscinas, duchas o baños públicos.

Estos hongos también se transmiten si usas los zapatos de alguna persona que los posea o si frecuentemente visitas zonas donde existan grandes cantidades de humedad.

Una uña infectada comenzará a cambiar de color y forma. Su coloración se tornará marrón y con el paso del tiempo se hará más gruesa.

Es posible que se escame por los bordes y emita un olor desagradable, incluso podría despegarse por completo del dedo si no la atiendes a tiempo.

Para protegerte de un contagio puedes:

  • Evitar que tus pies entren en contacto directo con el suelo en espacios públicos
  • Evitar caminar en las zonas con mucha humedad
  • Lavar tus pies con frecuencia y cortarte con regularidad las uñas
  • Utilizar calcetines que absorban el sudor
  • Revisar que tu tipo de calzado permita que tus pies ‘respiren’
  • Evitar que se acumule en tus pies el exceso de humedad
  • No utilizar zapatos ni prendas de personas que puedan tener hongos

Tratamiento para la infección

Además de los productos que puedes encontrar en el mercado para tratar una infección en las uñas de tus pies, puedes aplicar aceite de oliva, de árbol de té, limón o vinagre sobre tus uñas para contrarrestar la infección.

En el caso del vinagre, este debes colocarlo primero en un vaso y después mezclarlo en un recipiente con agua. En él deberás sumergir tus pies durante varios minutos y repetir el proceso tres veces a la semana.

Con información de Enfemenino