Hombre plantó las misteriosas semillas que llegan de China; esto es lo que sucedió

Las autoridades se llevarán la planta para estudiarla y saber si representa alguna amenaza.
El origen y por qué se recibieron las semillas están siendo investigados (Foto: Facebook Mike Strain)

Un hombre de Arkansas plantó las semillas que miles de residentes en Estados Unidos han estado recibiendo por correo; los resultados son desconcertantes.

Te recomendamos: Ciudadanos de EE. UU. y Reino Unido reciben por correo misteriosas semillas chinas

En las últimas semanas, ciudadanos de Estados Unidos y Reino Unido han recibido paquetes con diferentes clases de semillas provenientes de China sin que hayan sido pedidos por ninguna vía.

Doyle Crenshawn, quien reside en Booneville, Arkansas, fue uno de los ciudadanos estadounidenses que hace dos meses recibió uno de estos misteriosos paquetes hace dos meses. Movido por la curiosidad, plantó las semillas en su propiedad.

Cabe destacar que esto ocurrió antes de que los funcionarios de agricultura de Estados Unidos emitieran una advertencia a los ciudadanos para que se abstuvieran de abrir los paquetes y plantar las semillas.

En el espacio donde Doyle plantó las semillas surgió una planta a la que, después de darle los cuidados necesarios, creció desproporcionadamente. A partir de su tallo surgieron unos raros frutos, parecidos a una calabaza o sandía.

(YouTube).

De ella también brotaron una flores naranjas:

(YouTube).

Algo peculiar es que cada uno de estos paquetes vienen catalogados con nombres de diversas joyas; por ejemplo, las que recibió Doyle están catalogadas como “aretes”.

Las autoridades le informaron al señor Crenshawn que se llevarán la planta para estudiarla y saber si representa alguna amenaza para la población y/o el ecosistema.

“Estas semillas podrían introducir una maleza invasora, una plaga de insectos o una enfermedad a las plantas”.

… señaló Scott Bray, del Departamento de Agricultura de Arkansas.

Esta planta fue mostrada en un reportaje de la cadena KSFM:

 

Con información de New York Post