CRIMEN Y SEGURIDAD

Compró saliva con COVID-19 y la puso en bebida de su jefe para “asesinarlo”

Las amenazas del ex empleado no terminaron allí, sino que después acosó al empresario y a su esposa

En Turquía, un ex empleado decidió comprar saliva con COVID-19 para añadirla a la bebida de su antiguo jefe y así “causarle la muerte”. Por el momento se sabe que el empresario automotriz y su esposa están monitoreando su estado de salud.

Te recomendamos: Graban a mujer en bikini en instalaciones del Cuerpo de Bomberos en Cancún; separan del cargo a director

Según lo relatado por el periódico local Hurriyet, la problemático comenzó cuando Ibrahim Unverdi le solicitó a un ex empleado, identificado como Ramazan Cimen, un dinero correspondiente a la venta de algunos vehículos, sin embargo a la cifra total le faltaron más de 600 mil pesos.

La confusión entre este monto se cerró cuando Cimen afirmó que el dinero había sido entregado a otra persona que le había prestado dinero con anterioridad y ahora le cobraba intereses.

Unverdi decidió denunciar la situación con Cimen a los medios de comunicación y además se notificó que éste no respondía las llamadas ni mensajes que el empresario le enviaba.

Días posteriores el mismo medio informó que Cimen compró saliva de un enfermo de COVID-19 por 70 dólares y la colocó en una bebida que entregaría a Unverdi. Por fortuna este último no la bebió gracias a que otro empleado le notificó que estaba infectada.

“Esta es la primera vez que escucho de una técnica de asesinato tan extraña. Gracias a Dios no me enfermé. Dios siempre está con los buenos”, detalló Unverdi.

Sin embargo las amenazas de Ramazan Cimen no terminaron allí puesto que más tarde acosó a Unverdi y a su esposa a través de mensaje de texto. Pese a que estos no se mostraron públicamente, el empresario dijo que en uno de ellos había una amenaza de muerte.

“… no podría matarte con el virus. Te dispararé en la cabeza la próxima vez”, dijo que se leía en la conversación.

Por otra parte, las declaraciones de Unverdi también llamaron la atención cuando el empresario mencionó que “preferiría que lo mataran en lugar de infectarse con el virus”.

“Mi madre y mi padre tienen una enfermedad crónica. Si me contagio con covid-19, podría haber infectado a mi familia y a los que me rodean (…) Al menos si me disparara en la cabeza, yo sería el único en morir. No hay necesidad de ser tan malvado”, aclaró el dueño de la concesionaria.

Con información de New York Post