Gracias a la pandemia, hay un ‘baby boom’ de elefantes en Kenia

Han nacido 140 crías en el Parque Nacional de Amboseli
(Imagen: Pixabay)

La pandemia de COVID-19 está teniendo un aspecto inesperado en Kenia. Los elefantes están experimentando un baby boom, ya que han nacidio 140 crías en una reserva natural durante estos meses de confinamiento y cuarentena.

También te recomendamos: Al menos seis elefantes fueron masacrados por cazadores furtivos en un solo día en Etiopía

“Parece que los elefantes bebés están cayendo del cielo”, dijo Cynthia Moss, de Amboseli Trust for Elephants un grupo de conservación sin fines de lucro en Kenia. “Cada vez que nuestro equipo sale, encuentran nuevas crías”.

El Parque Nacional Amboseli de Kenia, que se encuentra al pie del monte Kilimanjaro, ha informado el nacimiento de más de 140 elefantes bebé este año. Es más, este 2020 nacieron dos pares de gemelos, algo poco común según Amboseli Trust For Elephants.

La escasez de turistas debido a las restricciones de viaje por la pandemia de COVID-19 está afectando los ingresos para la financiación de la conservación en las reservas de vida silvestre de África, pero los elefantes en Amboseli se han beneficiado de la tranquilidad. Además, las lluvias abundantes los han dejado con suficiente comida para que se pueda a llevar a término los 22 meses de embarazo de una elefanta.

Existen varias amenazas para las poblaciones de elefantes: sequías relacionadas con el cambio climático, enfrentamientos con agricultores cuyas tierras pisotean los elefantes y cazadores furtivos que cazan y matan ilegalmente a los animales por sus valiosos colmillos.

Los esfuerzos del país para cambiar el rumbo contra la caza furtiva de marfil que devastó su población de elefantes en la década de 1980 ahora están dando frutos. En los 20 años transcurridos desde 1989, cuando apenas había 16 mil elefantes en Kenia, la población ha aumentado al doble, ya que actualmente hay más de 34 mil elefantes.

Un aumento en las matanzas de elefantes y rinocerontes de Kenia en 2018 resultó en la muerte de 80. Pero un aumento en las patrullas y la seguridad redujo esa cifra a 34 el año pasado.

A pesar de los prometedores números en Kenia, los elefantes africanos todavía son considerados una especie vulnerable por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, por lo que aún hay mucho trabajo por hacer para protegerlos.

Con información de BBC