Inicio  /  Historias
ENTRETENIMIENTO Y ESPECTáCULOS

Los años de juventud de Silvia Pinal en fotos

Presentamos una galería de fotografías de la actriz Silvia Pinal

Una de las actrices más emblemáticas del cine mexicano es sin duda Silvia Pinal. A través de las fotos de Silvia Pinal de joven, hacemos un recorrido por los primeros años de vida profesional de la actriz.

N+ te recomienda: #JoyasDeLaTV: entrevista de Maxine Woodside a Silvia Pinal

Silvia Verónica Pinal Hidalgo nació en Guaymas, Sonora, el 12 de septiembre de 1931.

Sus padres fueron María Luisa Hidalgo Aguilar y Moisés Pasquel. Cuando Pinal tenía cinco años de edad, su madre se casó con Luis G. Pinal, a quien llamaban “El Caballero Pinal”, un periodista, militar y político veinte años mayor que ella. Pinal reconoció a Silvia como su hija.

Pinal sentía fascinación por el espectáculo desde que era niña. Además del cine y la música, le gustaba escribir y recitar poemas. A pesar de sus aspiraciones artísticas, su padre la condicionó a estudiar “algo útil” y aprendió mecanografía. A los 14 años de edad comenzó a trabajar en la Kodak como secretaria.

Su primer paso hacia la fama ocurrió cuando fue invitada para participar en un certamen de belleza. En dicho certamen Silvia obtuvo el título de Princesa Estudiantil de México. En su coronación conoció a los actores Rubén Rojo y Manolo Fábregas, con quienes traba estrecha amistad.

Tomó cursos de actuación en Bellas Artes. Ahí fue alumna de figuras como Carlos Pellicer, Salvador Novo y Xavier Villaurrutia. Debutó como extra en una representación de Sueño de una noche de verano, de William Shakespeare.

Tan solo quince días después de haber debutado en plan estelar en el teatro, Pinal debutó en el cine con un breve papel en la cinta Bamba (1949), protagonizada por Carmen Montejo y dirigida por Miguel Contreras Torres.

En ese mismo año, actúa en la cinta El pecado de Laura, dirigida por Julián Soler y protagonizada por Meche Barba. En esa cinta trabaja por primera vez en cine con Rafael Banquells, que en ese momento ya era su marido.

Silvia conoce y trabaja por primera vez junto al popular actor y cantante Pedro Infante en la cinta La mujer que yo perdí (1949).

Pero su primer paso sólido hacia la popularidad fue su intervención en la comedia El rey del barrio (1950), donde formó una gran pareja cómica con Germán Valdés ‘Tin-Tan’, dirigida por Gilberto Martínez Solares.

Pinal participa en varias cintas más. Entre las que más se destacan se encuentran El amor no es ciego (1950), junto a David Silva, Azahares para tu boda (1950), junto a Marga López y Fernando Soler, Una gallega baila mambo (1950), con Niní Marshall y Joaquín Pardavé y La estatua de carne (1951), con Elsa Aguirre, por mencionar solo algunas.

Pinal recibe su primer reconocimiento importante, su primer Premio Ariel como actriz coestelar por su actuación en la cinta Un rincón cerca del cielo (1952) dirigida por Rogelio A. González.

Silvia Pinal alcanzaría el reconocimiento internacional al protagonizar una célebre trilogía cinematográfica del director Luis Buñuel: Viridiana (1961), El ángel exterminador (1962) y Simón del desierto (1965).