Recibe nuestras notificaciones con las noticias más importantes al momento.
Ver ahora

Etnólogos liberan hormigas caníbales de un búnker nuclear abandonado

Al reintegrarse a su hábitat se observó que los insectos cautivos no representan una amenaza
Noticieros Televisa FUENTE: noticieros televisa DESDE: CDMX, México
Hormigas liberadas del búnker nuclear. (Journal of Hymenoptera Research)

Al estudiar a un grupo de hormigas obreras desprovistas de una reina, un grupo de investigadores decidió liberar a esta colonia cautiva de un búnker nuclear en Polonia.

Te recomendamos: Por 20 pesos, hombre compra mil gallinas por accidente y ahora busca deshacerse de ellas

Las hormigas llegaron a este sitio por un accidente. Cayeron por el agujero de ventilación y proceden de una colonia normal en un bosque de pinos.

Tras el accidente dejaron de reproducirse, pues no contaban con una reina que aumentara su población.

Sobrevivieron adaptándose alas condiciones del duro ambiente del que eran cautivas y, por su peculiar historia, desde 2016 se volvieron objeto de estudio de varios investigadores.

Ya que las temperaturas del búnker en el que estaban presas oscila entre los 10 grados en verano y los cero grados en invierno, estos insectos tuvieron que alimentarse de sí mismos para sobrevivir.

Búnker nuclear donde vivían las hormigas. (Journal of Hymenoptera Research)

En el pasado se creyó devoraban murciélagos y ácaros que también vivián en el búnker de Templevo, Polonia, sin embargo esta especie recurrió al canibalismo y aprovechó en su totalidad el cuerpo de las hormigas que morían.

Luego de estudiar su comportamiento, un grupo de etnólogos decidió liberarlas clavando un listón de madera de tres metros en el suelo del búnker para que los insectos pudieran ascender por él.

Siguiendo a las primeras exploradoras, la colonia de hormigas actuó como lo esperaban los especialistas y evacuaron en poco tiempo su antiguo hogar.

La integración entre las hormigas prisioneras y las que se encontraban en libertad ha sido favorable, no ha habido ningún rastro de violencia y tampoco se han comido unas a otras.

El hormiguero del búnker quedó abandonado, y aunque en ocasiones alguna hormiga despistada llega a caer por el agujero del conducto de ventilación, puede salir a la superficie siguiendo el rastro químico de sus compañeras.

La investigación realizada sobre estos insectos y su proceso de liberación fue detallada en el Journal of Hymenoptera Research.

Con información de IFL Science