Estados Unidos: un país adicto a los opioides; ¿Cómo está enfrentado esta crisis de salud?

(AP Photo/Jacquelyn Martin, File)

Estados Unidos se encuentra en una crisis cuyas dimensiones suelen ser menospreciadas por los medios de comunicación. Una epidemia de adicción a los opioides está cobrando la vida de miles de personas al año, a tal grado que el presidente Donald Trump tuvo que declarar una emergencia nacional de salud. La población de este país consume el 80% de la producción mundial de opioides y no todo es heroína; hay nuevas drogas sintéticas en el mercado, como el fentanilo y el carfentanil que son todavía más letales y han creado un aumento alarmante de sobredosis en los últimos años.

¿Qué está haciendo Estados Unidos para combatir esta crisis que aún tiene en sus manos? El siguiente reportaje especial de Sin Filtros explora las diferentes medidas y mecanismos que cada ciudad y cada condado de la Unión Americana ha implementado para lidiar con este enorme problema de salud: desde centros de desintoxicación fundados por grupos religiosos a programas especiales en las cortes para apoyar a los adictos.

Pero no es tan sencillo. Las drogas que circulan en las calles son de una potencia sin precedentes y no es muy difícil que se presente una recaída o la muerte de un drogadicto en rehabilitación. ¿Cómo fue que surgió esta epidemia? ¿Cuáles son los testimonios de los sobrevivientes? ¿Cómo ha afectado la respuesta de los cuerpos de emergencia locales? ¿Y cuál ha sido el papel de México y China para alimentar esta crisis? El siguiente video-reportaje busca las respuestas: