Calamar gigante varado en playa de Sudáfrica sorprende a bañistas

El calamar gigante será estudiado para saber las causas de su muerte.
Los estudios para conocer la causa de muerte del calamar gigante se realizarán tras cuarentena (Foto: Twitter@Dr_Flo_MB)

La naturaleza no deja de sorprender, aunque en ocasiones no es de la mejor manera, como sucedió recientemente en Sudáfrica, después de que unos vacacionistas encontraran un calamar gigante muerto a la orilla de una playa.

De acuerdo a los reportes, los bañistas Adéle Grosse y su esposo encontraron el molusco fallecido mientras caminaban por la playa Golden Mile, ubicada en Britannia Bay, el pasado 7 de junio de 2020.

Te recomendamos: Video: Graban calamar gigante en el Golfo de México

Según lo contado por Grosse, que otorgó una entrevista al medio Live Science, el primer impulso que tuvieron fue el tratar de regresar al océano al calamar, sin embargo, terminaron por percatarse que ya estaba muerto.

“Al principio quería regresarlo al océano, pero en una observación más cercana uno podría ver que estaba muerto […] Honestamente, parecía un majestuoso animal prehistórico”, señaló Grosse.

Por su parte, Richard Davies, una persona que logró capturar imágenes del suceso, relató que:

“Fue triste porque pude ver que se estaba muriendo. Todavía estaba bombeando tinta y toqué uno de sus tentáculos que me chupó la mano y tuve que usar algo de fuerza para quitarlo”.

Hasta el momento no se sabe cuál fue la causa de muerte del molusco, pero a través de un comunicado de prensa, el Museo Iziko de Sudáfrica anunció que el ejemplar fue trasladado a Ciudad del Cabo y se encargará de estudiar cómo es que el animal llegó a la costas sudafricanas.

Los estudios que se realizarán para establecer la causa de muerte, de acuerdo a Wayne Florence, curador de invertebrados marinos del museo -y quien se encargó de publicar fotos del hallazgo-, se ejecutarán hasta después que se levante la cuarentena por el COVID-19. 

Es preciso señalar que los avistamientos de este tipo de moluscos son muy extraños debido a las grandes profundidades en las que viven y apenas hasta 2012 pudo fotografiarse un ejemplar vivo en su hábitat, de acuerdo a información del Museo Nacional de Historia Natural de Smithsonian. Por estas razones, el hecho de ver uno en la playa resulta aun más intrigante.

Según lo establecido por Florence, el calamar encontrado medía un poco más de cuatro metros, razón por la cual se puede suponer que tenía menos de dos años de vida.

Con información de Smithsonian Magazine