El conmovedor discurso con el que Pepe Mujica se despide de la política

"Triunfar en la vida no es ganar; triunfar en la vida es levantarse y volver a empezar", dijo el expresidente de Uruguay
El discurso con el que Pepe Mujica se despide de la política. (Imagen: Especial)

“Hay un tiempo para llegar y hay un tiempo para irse en la vida.” Con estas palabras empezó Pepe Mujica el discurso con el que se despidió no solo del Senado de Uruguay, sino de la vida política. Su discurso ha sido calificado como conmovedor.

Te recomendamos: Sonda de la NASA entra en contacto con Bennu, el ‘asteroide de la muerte’

De 85 años de edad, Pepe Mujica es ya una de las figuras políticas más célebres en la historia de su país. Fue presidente de Uruguay del 2010 al 2015 y en ese lapso introdujo cambios que modificaron sustancialmente el rostro de la nación sudamericana.

Actualmente Mujica era senador, pero el coronavirus apareció como una amenaza severa. Además de que su edad lo coloca entre la población en riesgo, el expresidente padece una enfermedad que vulnera su sistema inmune, por lo que decidió dejar el Senado y la vida pública, con el fin de no exponerse al virus SARS-CoV-2. 

Este martes 20 de octubre renunció ante el Senado. Para despedirse de su carrera política presentó un discurso que propios y extraños han calificado como “conmovedor”. Primero explicó las condiciones de su retiro:

“Sinceramente, me voy porque me está echando la pandemia. Ser senador significa hablar con gente y andar por todos lados. El partido no se juega en los despachos y estoy amenazado por todos lados, por doble circunstancia: por vejez y por padecer una enfermedad inmunológica crónica. Si mañana aparece una vacuna, yo no me puedo vacunar.”

Pero también aprovechó la ocasión para dar a los oyentes lecciones morales que aplican no solo para la política sino para la vida.

“En mi jardín hace décadas que no cultivo el odio, porque aprendí una dura lección que me puso la vida, que el odio termina estupidizando, porque nos hace perder objetividad frente a las cosas. El odio es ciego como el amor, pero el amor es creador y el odio nos destruye.”

En su discurso agradeció a quienes le aconsejaron durante su carrera y llamó la atención sobre cómo la tecnología puede vulnerar la libertad y la privacidad de las personas. “Este problema lo tienen las nuevas generaciones”, dijo sobre los dilemas de la libertad en tiempos digitales. Y agregó:

“La política tendrá que hacerse caso, porque la política es la lucha por la felicidad humana, aunque suene a quimera.”

A los jóvenes dedicó también el siguiente mensaje:

“Triunfar en la vida no es ganar; triunfar en la vida es levantarse y volver a empezar cada vez que uno cae.”

Durante su mandato refrendó la posición de su país como una de las sociedades más prósperas y progresistas de Latinoamérica. Durante su gobierno se redujo la pobreza y la desigualdad, y la economía creció en un 75%.

Igualmente, durante su mandato se despenalizó el aborto y se aprobó el uso recreativo de la marihuana. También se legalizó el matrimonio igualitario.

Así culminó la carrera política de Mujica, quien empezó como guerrillero y terminó en la presidencia. Incluso sus adversarios lo despidieron de pie en medio de aplausos.