Diseñan brazalete antiestrés para niños con cáncer

El brazalete cuenta con un panel de iluminación de leds que enciende de manera estática, secuencial o aleatoria durante la aplicación de la quimioterapia
Diseñan brazalete antiestrés para niños con cáncer. (UAM)

Un exalumno de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) creó un brazalete interactivo para niños con cáncer que disminuye el estrés antes y durante la aplicación de la quimioterapia.

Te recomendamos Video: Niño que ganó su lucha contra el cáncer regresa a su escuela y lo reciben con aplausos

El brazalete, que se apoya de herramientas psicológicas que implican la participación activa del niño, es colocado en el antebrazo y cuenta en su parte interna con un panel de iluminación de leds que enciende de manera estática, secuencial o aleatoria en la misma dirección del medicamento.

Esto genera en el menor la ilusión de recargarse de un poder representado a través de colores: azul (energía), amarillo (alegría), fortaleza (verde) y valentía (rojo), precisó su creador, Rodrigo Medina Castillo, en entrevista con el “Semanario de la UAM.

La distracción cognitiva, agregó, se da cuando el paciente tiene la sensación de que el medicamento transfiere poderes. Mientras que la modificación del recuerdo, a través de la reestructuración cognitiva, facilita la identificación de sus estados de ánimo y la sustitución de pensamientos y recuerdos negativos por positivos.

Hay un malestar físico y desde la psicooncología se ha analizado que la existencia de un golpe emocional puede ocasionar consecuencias que acompañarán al enfermo por el resto de su vida”, dijo el licenciado en diseño industrial por la UAM Xochimilco.

Diseñan brazalete antiestrés para niños con cáncer. (UAM)

Al cambiar la percepción de los niños se reduce la resistencia, baja la tasa de repetición de estudios y se favorece la capacidad de superar la adversidad.

El dispositivo cuenta con carcasas intercambiables de superhéroes, princesas y personajes animados que se fijan de manera magnética. Además, la batería se recarga a través de un puerto micro USB que permite un tiempo de uso continuo de cuatro a cinco horas, ya que en promedio una sesión de quimioterapia dura entre una y tres horas.

Para que el producto pase a la etapa de producción y pueda ser probado por una institución médica, falta afinar detalles del brazalete en cuanto a materiales y la reducción de costos, mencionó.

Mi idea es iniciar en el Hospital Infantil de México y gestionar la autorización correspondiente. Para mí sería maravilloso dar el banderazo de salida del proyecto ahí porque fue el lugar donde me atendieron”, dijo el creador.

Rodrigo Medina Castillo fue uno de los tres ex alumnos de la Licenciatura en Diseño Industrial de la Unidad Xochimilco de la UAM que recientemente recibió diploma y registro de patente y propiedad industrial por el prototipo desarrollado durante el último año del programa de estudios.
Para el egresado, la UAM representa una institución que promueve el desarrollo de sus estudiantes mediante el pensamiento crítico y con responsabilidad social y ambiental.

 

Con información de Notimex

KAH