Dieta Keto: ¿Qué es y cómo funciona?

La dieta keto es una tendencia, pero en un principio fue diseñada para tratar ciertas enfermedades congénitas

Cortes de carne con grasa. Queso a trozos. Mucho tocino, barbacoa y hasta “carnitas”.

Te puede interesar: Estas son las peores dietas de los últimos 30 años

Esos son solo algunos de los alimentos que puedes comer libremente y característicos de la dieta “keto”, un plan de alimentación rico en grasas y bajo en carbohidratos que está arrasando en el mundo y que muchos famosos han puesto de moda.

Pero ¿qué es?

Se trata de una dieta que busca alterar el metabolismo del cuerpo al provocar un estado llamado “cetosis”, explicó Melanie Boehmer, dietista registrada en el Hospital Lenox Hill de la ciudad de Nueva York.

Normalmente, el cuerpo humano depende de los carbohidratos para la mayor parte de su energía rápida, pero en la cetosis el cuerpo cambia su enfoque primario a la quema de las grasas.

No se trata de un tema nuevo, este régimen alimenticio fue creado aproximadamente en 1920, pero si algo que ha tomado fuerza en los últimos años por el simple hecho de cumplirse la promesa u objetivo: bajar grasa y adelgazar bastante en muy poco tiempo.

La dieta keto es una tendencia que revivió, pero en un principio fue diseñada para tratar ciertas enfermedades congénitas -como la epilepsia- y poco a poco se fue perdiendo esta práctica hasta que retomó más fuerza en años recientes.

El doctor Marcelo Campos, profesor de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard, escribió el artículo: “Dieta cetogénica: ¿Es la última dieta baja en carbohidratos buena para usted?” (“Ketogenic diet: Is the ultimate low-carb diet good for you?”).

El artículo salió publicado en Harvard Health Publications, revista de la escuela de Medicina de la Universidad de Harvard

¿En qué consiste?

La nutricionista Doménica Vanoni explicó que “consiste en reducir sustancialmente la ingesta de carbohidratos e incrementar el consumo de grasas de buena calidad”, para que el cuerpo entre en un estado de cetosis en el que se fuerza al organismo a consumir y usar como fuente principal de energía las reservas de grasas en vez de la glucosa.

En promedio, la distribución recomendada de macronutrientes durante el día es: grasas buenas, mínimo 60%; proteínas, 30%; y carbohidratos, del 5 al 10%.

(Getty Images)

(Getty Images)

¿Qué es la cetosis?

De acuerdo a la clínica Mayo, la cetosis es definida como: “Como un mecanismo que se cree ofrece beneficios que protegen el cerebro: Hasta la mitad de las personas con epilepsia presentaron menos convulsiones después de seguir la dieta. Además, las investigaciones iniciales sugieren que podría ser beneficiosa para el control del azúcar en sangre en las personas con diabetes. En un estudio futuro se analizó la dieta cetogénica como estrategia para el mantenimiento del peso, gracias a que obtiene la mayoría de las calorías a partir de grasas y forza al cuerpo a utilizar los sistemas energéticos en lugar de los carbohidratos para obtener energía, el cuerpo quema grasas, y al hacerlo, ingresa en dicho estado”.

En resumidas cuentas, lo que provoca la cetosis es el consumo de grasas como fuente de energía para el cuerpo y con ello ayuda a proteger el cerebro y provocar la baja de grasa en el organismo.

Explicación bioquímica

La dieta cetogénica “hace que el cuerpo libere cetonas en el torrente sanguíneo”.

La mayoría de las células prefieren usar el azúcar en la sangre, que proviene de los carbohidratos, como la principal fuente de energía del cuerpo. En ausencia de la circulación de azúcar, proveniente de los alimentos, en la sangre comenzamos a descomponer la grasa almacenada en moléculas llamadas cuerpos cetónicos (el proceso se llama cetosis).

“Una vez se alcanza la cetosis, la mayoría de las células utilizarán cuerpos cetónicos para generar energía hasta que comencemos a comer carbohidratos nuevamente. El cambio, de usar la glucosa circulante a pasar a la descomposición de la grasa almacenada como fuente de energía, generalmente ocurre durante dos o cuatro días de comer menos de 20 a 50 gramos de carbohidratos por día”, explicó Marcelo Campos.

Ventajas

La nutricionista señala que habrá un mayor control de azúcares en sangre, menor ansiedad, mayor energía y una pérdida rápida de peso.

La suplementación con complejo B y vitamina C es indispensable para lograr diariamente la cantidad necesaria de nutrientes.

Para evitar inconvenientes en la salud, es preferible seguirla solamente por un periodo corto de tiempo, es decir, de uno a dos meses, y siempre bajo el control de un nutricionista, quien tendrá que establecer las porciones adecuadas según cada persona.

La alimentación debe adecuarse positivamente a su vida. Si al seguir una dieta se siente mal o sin energía, evítela. “No hay que probarla solo por moda, debe escuchar a su cuerpo”, explica Vanoni.

Recuerda

Antes de seguir la dieta debe someterse a exámenes de sangre para revisar el nivel de triglicéridos, hematocritos, colesterol y glucosa.

Está contraindicada en personas con diabetes tipo I, colesterol genético-hereditarios, hipertensión, enfermedades que no metabolizan bien las grasas y mujeres en estado de lactancia.

Alimentos

Permitidos: Aguacate, aceite de oliva (o de coco), aceitunas, huevos, carne, pollo, pavo, pescados grasos, frutos secos, lácteos enteros, mantequilla sin sal, vegetales con pocos carbohidratos (como espinacas, verduras de hojas verdes, pepino, coliflor, brócoli, espárragos, cebolla, tomate).

No permitidos: Pan, pasta, arroz, cereal, tubérculos, legumbres y frutas (porque contienen azúcares).

Las dietas milagro para perder peso rápido no existen

Con información de Health Day, Womens Health, BBC y Expreso Ecuador.

LLH

CARGANDO...