Detectan coronavirus en el aire de hospitales de Wuhan

Un grupo de científicos descubrió restos del nuevo coronavirus en el aire de dos hospitales en Wuhan.
(Wikimedia / CC)

Un grupo de científicos chinos encontró, en el aire de dos hospitales de Wuhan, en la provincia de Hubei, en China, rastros del nuevo coronavirus SARS-CoV-2 que causa la enfermedad COVID-19. Los resultados fueron publicados esta semana en la prestigiosa revista Nature, en un artículo llamado Aerodynamic analysis of SARS-CoV-2 in two Wuhan hospitals (Análisis aerodinámico de SARS-CoV-2 en dos hospitales de Wuhan).

Te recomendamos: Mar de Gran Bretaña cambia de color tras ausencia de turistas y personas

En el estudio, los científicos se interesaron en estudiar comparativamente distintas áreas de hospitales y zonas aledañas en la ciudad de Wuhan. Lo que buscaban era encontrar, en el mundo real, algo que ya se había comprobado en un laboratorio: hay restos de RNA (la composición genética del virus) que se mantienen suspendidos en el aire.

Según el estudio, los restos de RNA del nuevo coronavirus pueden pemanecer hasta dos horas suspendidos en el aire y ser aspirados por personas que pasan por la zona. Lo que no se ha comprobado aún es si estas partículas tienen la capacidad de transmitir la enfermedad.

(Flickr / CC)

Así lo explican, en el resumen del artículo, los investigadores:

“A pesar de que no establecimos la infectividad del virus detectado en estas áreas de los hospitales, proponemos que el SARS-CoV-2 puede tener el potencial de transmitirse por vía aérea.”

Entre febrero y marzo de este año, los científicos responsables del artículo recogieron muestras en el aire del Hospital Renmin de la Universidad de Wuhan y en una instalación provisional en la que se ponía a pacientes en cuarentena para tratar síntomas leves. En ambos lugares, entonces, se encontraba una alta concentración de personas infectadas. Al mismo tiempo, tomaron algunas muestras de aire en áreas públicas de los alrededores de Wuhan, incluyendo un edificio residencial, dos tiendas departamentales y un supermercado.

En las zonas de cuarentena y en los cuartos de hospital, dos zonas muy bien ventiladas, se detectó una presencia mínima del virus en el aire. Sin embargo, en las pequeñas áreas confinadas de los baños que tienen poca ventilación y que miden 1 metro cuadrado, encontrar concentraciones elevadas del nuevo coronavirus.

“La concentración de SARS-CoV-2 en el aire detectada en las zonas de aislamiento y en los cuartos ventilados de pacientes fue muy baja, pero se elevó en los baños de pacientes. Los niveles en el aire de RNA de SARS-CoV-2 en la mayoría de las áreas públicas, en cambio, fue indetectable, excepto en dos áreas que tendían a saturarse de personas, debido a potenciales infectados en las multitudes.”

(Flickr / CC)

De la misma manera, los investigadores detectaron restos de virus en el aire en las áreas en las que los médicos y profesionales de la salud se quitaban las prendas protectoras. Eso quiere decir que partículas del virus que se depositaron en la ropa pueden regresar al aire y permanecer flotando. Por supuesto, la presencia de RNA del nuevo coronavirus prácticamente desapareció en el aire después de los procedimientos de limpieza y desinfección rigurosa que se llevaron a cabo en los hospitales.

Lo que encontraron estos científicos parece coincidir con las investigaciones del Centro Médico de la Universidad de Nebraska en Estados Unidos. En el estudio norteamericano también se encontraron restos de RNA del nuevo coronavirus en las superficies de las habitaciones de pacientes y en el aire. La presencia de restos del virus en lugares apartados que normalmente no tienen mucha interacción con las personas (como el borde de las ventanas o debajo de la cama) sugirió, además, en este estudio, que el nuevo coronavirus puede desplazarse en corrientes de aire.

Por ahora, esta noticia no quiere decir que el coronavirus se transmita también por aire. La infectividad de estos remanentes de RNA no ha sido comprobada y es perfectamente normal encontrar restos de virus aunque el virus esté destruido y no pueda replicarse.

Mientras se comprueba la infectividad de estos remanentes de virus en el aire, es importante señalar lo esencial de ventilar habitaciones, evitar espacios confinados y, por supuesto, las grandes concentraciones de personas en un mismo espacio.

(Flickr / CC)