Recibe nuestras notificaciones con las noticias más importantes al momento.

Perrito que despertó a su dueño de un coma con sus ladridos ya es un perro de terapia

Dr. Pangolín FUENTE: noticieros televisa DESDE: CDMX, México
Via Facebook / Southampton Hospital Charity UK

Este es Ted, una cruza de schnauzer y poodle que ha sido aceptado como un perro de terapia en el Hospital de Caridad de Southampton, el mismo nosocomio británico en el que despertó a su dueño de un estado de coma con sus ladridos.

En 2016, Andy Szasz fue puesto en coma por los médicos a causa de una neumonía que desarrolló tras recibir tratamiento por el cáncer de colon que padecía.

El personal del hospital permitió que el perro del señor Szasz lo visitara. Al reconocer a su dueño de 65 años de edad en la unidad de cuidados intensivos, Ted empezó a ladrar y fue colocado sobre su pecho. Eso fue suficiente para que el señor Szasz despertara, tres días antes de lo planeado por los médicos.

Siempre le digo a la gente que rescaté a Ted y Ted me rescató. Ciertamente tenemos un vínculo especial.

Desde entonces, Ted acompañó a su dueño durante su convalecencia hasta que fue dado de alta una semana después. Para el señor Szasz, su perro no solo es su mejor amigo, es su “ángel guardián”.

Los perros son para toda la vida. Él viene al pub conmigo para salir por la noche y todos lo quieren. […] Es genial tenerlo cerca, no me dice nada, nunca me decepciona y siempre está feliz de verme. Nunca tendrías ese trato con un humano.

Al año siguiente, Ted fue reconocido por la Real Sociedad para la Prevención de la Crueldad contra los Animales (RSPCA, por sus siglas en inglés) por su heroísmo con un premio especial.

En la actualidad, el perro vive todavía con el señor Szasz y su esposa en su casa de Southampton. A partir de noviembre del 2018, Ted fue admitido como un perro de terapia y tuvo su primera visita al hospital en noviembre.

Fue increíble ver las sonrisas en los rostros de tantas personas cuando ingresó al hospital. No solo de los pacientes, sino también de las enfermeras, los médicos y los visitantes.

El señor Szasz contó que Ted “estaba en su elemento, su pequeña cola se movía sin parar y nunca se vio abrumado, como de costumbre.”

Fue un día tan gratificante para los dos, y fue increíble ver el efecto que los animales tienen en las personas.

Con información de The Times.