Recibe nuestras notificaciones con las noticias más importantes al momento.
Ver ahora

A qué tengo derecho una vez que soy parte del programa Jóvenes Construyendo el Futuro

Los becarios tiene derecho a recibir "un trato digno, respetuoso, oportuno, con calidad y equitativo."
Noticieros Televisa FUENTE: noticieros televisa DESDE: CDMX, México

Hasta la fecha, más de 730 mil mexicanos de 18 a 29 años de edad integran el programa Jóvenes Construyendo el Futuro, y el Gobierno Federal anticipa que este programa beneficiará a un millón de personas antes de que termine el año.

¿En qué consiste esta iniciativa de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social?

En pocas palabras, Jóvenes Construyendo el Futuro tiene el objetivo de capacitar a la nueva generación de la fuerza laboral a través de varios programas de aprendizaje.

Cada becario que forme parte de este programa tiene derecho a una beca mensual de 3 mil 600 pesos, además de un seguro médico del IMSS que cubre enfermedades, riesgos en el trabajo y maternidad.

En el programa pueden participar jóvenes de todos los estados de la República Mexicana, desde Baja California hasta Quintana Roo, por un periodo máximo de doce meses. El registro es muy sencillo y puedes iniciar el proceso por este enlace.

Ahora bien, si ya formas parte del programa es muy importante que conozcas los derechos y obligaciones en los centros de trabajo.

Además del apoyo mensual, todo aprendiz tiene derecho a recibir “un trato digno, respetuoso, oportuno, con calidad y equitativo, sin discriminación alguna.” Es muy importante que el becario sea percibido como un integrante del equipo de trabajo, cuyo desempeño será valorado por sus compañeros y supervisores.

Los aprendices laborales también deben contar con acceso a la información, el material y el equipo necesario para el desempeño de sus actividades, sin que esto implique un costo adicional para ellos. Igualmente, los jóvenes tienen derecho a un ambiente de trabajo que garantice su seguridad.

Los becarios tienen derecho a evaluar y ser evaluados por sus tutores, y a una constancia emitida por el centro del trabajo al término del programa, avalada por la STPS.

Dicho sea esto, los becarios también deben cumplir con sus obligaciones en los centros de trabajo, incluyendo el cumplimiento de la jornada presencial de capacitación, de cinco a ocho horas diarias, durante cinco días a la semana.

Es muy importante que los becarios respeten las reglas del centro de trabajo, mantener en buen estado las instalaciones y las herramienta que utilicen, así como cumplir con las actividades de aprendizaje teóricas y prácticas que sus tutores les indiquen.

Por último, un aprendiz debe someterse a una solicitud de baja de parte del tutor, siempre y cuando “existan causas justificadas o relacionadas con faltas graves al reglamento interior del centro de trabajo.”