Para combatir al peligroso polvo lunar, científicos planean usar un “plumero de electrones”

Al volver a la Luna nos reencontraremos con un viejo enemigo: el abrasivo polvo lunar; ¿cómo vencerlo?
El polvo lunar es un mal recuerdo para todas las misiones Apollo. (Imagen: Especial)

Ir al espacio no solo es una proeza para la humanidad; también es una forma de enfrentarse a problemas inéditos. Y no nos referimos al combustible necesario para abandonar la Tierra o los cálculos matemáticos para ir y volver a la Luna a salvo. Nos referimos a problemas de la vida cotidiana en el espacio, como los referentes a qué comer o qué hacer con nuestros deshechos. Ahora los científicos podrían estar ante la solución de uno de los problemas más graves de ir a la Luna: ¿qué hacer con el polvo lunar?

Te recomendamos: Mastodontes migraron al norte de América por culpa del cambio climático: estudio

Un equipo dirigido por la Universidad de Colorado en Boulder es pionero en una nueva solución al problema de la limpieza a fondo en la Luna: ¿por qué no eliminar la suciedad con un haz de electrones?

La investigación, publicada recientemente en la revista Acta Astronautica, pretende responder a un problema persistente, y quizás sorprendente, en los sueños de la humanidad de colonizar la Luna: el polvo. Los astronautas que caminan o conducen sobre la superficie lunar levantan enormes cantidades de este material fino, también llamado “regolito”.

“Es realmente molesto”, dijo Xu Wang, investigador asociado en el Laboratorio de Física Atmosférica y Espacial (LASP) en CU Boulder.

“El polvo lunar se adhiere a todo tipo de superficies (trajes espaciales, paneles solares, cascos) y puede dañar el equipo”.

Así que él y sus colegas desarrollaron una posible solución, una que utiliza un haz de electrones, un dispositivo que dispara una corriente concentrada (y segura) de partículas cargadas negativamente y de baja energía. En el nuevo estudio, el equipo apuntó una herramienta de este tipo a una variedad de superficies sucias dentro de una cámara de vacío. Y descubrieron que el polvo simplemente se fue volando.

“Literalmente salta”, dijo en un comunicado el autor principal, Benjamin Farr, quien completó el trabajo como estudiante de licenciatura en física en CU Boulder.

Los investigadores que idearon esta suerte de “plumero de electrones” aún tienen un largo camino por recorrer antes de que los astronautas de la vida real puedan usar la tecnología para hacer su limpieza diaria. Pero, dijo Farr, los primeros hallazgos del equipo sugieren que los cazadores de polvo de haz de electrones podrían ser un accesorio de las bases lunares en un futuro no muy lejano.

La noticia puede ser música para los oídos de muchos astronautas de la era Apolo. Varios de estos pioneros espaciales se quejaron del polvo lunar, que a menudo resiste los intentos de limpieza incluso después de un cepillado vigoroso. Harrison “Jack” Schmitt, quien visitó la luna como miembro del Apolo 17 en 1972, desarrolló una reacción alérgica al material y dijo que olía a “pólvora gastada”.

Astronautas recuerdan que el polvo lunar huele a “pólvora qumada”. (Imagen: Especial)

El problema con el polvo lunar, explicó Wang, es que no se parece en nada a las cosas que se acumulan en las estanterías de la Tierra. El polvo lunar está constantemente bañado por la radiación del sol, un bombardeo que le da al material una carga eléctrica. Esa carga, a su vez, hace que el polvo sea más pegajoso, casi como un calcetín recién salido de la secadora. También tiene una estructura distinta.

“El polvo lunar es muy irregular y abrasivo, como fragmentos de vidrio rotos”, dijo Wang. La pregunta a la que se enfrentaba su grupo era entonces: ¿Cómo se despega esta sustancia naturalmente pegajosa?

Los haces de electrones ofrecían una solución prometedora. Según una teoría desarrollada a partir de estudios científicos recientes sobre cómo el polvo se eleva naturalmente sobre la superficie lunar, un dispositivo de este tipo podría convertir las cargas eléctricas de las partículas de polvo en un arma contra ellas.

Para probar la idea, él y sus colegas cargaron una cámara de vacío con varios materiales recubiertos con un “simulador lunar” fabricado por la NASA y diseñado para parecerse al polvo lunar.

Y efectivamente, después de apuntar un haz de electrones a esas partículas, el polvo se derramó, generalmente en solo unos minutos. El truco también funcionó en una amplia gama de superficies, incluida la tela del traje espacial y el vidrio. Esta nueva tecnología tiene como objetivo limpiar las partículas de polvo más finas, que son difíciles de eliminar con cepillos, dijo Wang. El método pudo limpiar superficies polvorientas en un promedio de aproximadamente 75-85%.

Con información de Europa Press