¿De qué estaba enfermo Stephen Hawking?

Stephen Hawking da un discurso en Londres, Inglaterra; el científico teme no ser bien recibido en Estados Unidos durante la era Trump. (Getty Images, archivo)

Stephen Hawking da un discurso en Londres, Inglaterra; el científico teme no ser bien recibido en Estados Unidos durante la era Trump. (Getty Images, archivo)

Stephen Hawking, el renombrado astrofísico británico y divulgador de la ciencia, padecía una enfermedad motoneuronal relacionada con la esclerosis lateral amiotrófica (ELA). Pero ¿qué es y qué hace esta enfermedad?

Lee también:

Muere el científico británico Stephen Hawking, a los 76 años

La esclerosis lateral amiotrófica (ELA) se origina cuando las células del sistema nervioso llamadas motoneuronas disminuyen gradualmente su funcionamiento y mueren, lo que provoca una parálisis muscular progresiva que casi siempre se pronostica como mortal. En sus etapas avanzadas los pacientes sufren una parálisis total que es acompañada de una exaltación de los reflejos tendinosos como resultado de la pérdida de los controles musculares inhibitorios.

En la esclerosis lateral amiotrófica (ELA) las funciones cerebrales no relacionadas con la actividad motora (es decir, con el movimiento), como lo son la sensibilidad y la inteligencia, se mantienen inalteradas. Es por eso que el astrofísico podía seguir desempeñándose en su profesión. Por otro lado, casi no resultan afectadas las motoneuronas que controlan los músculos extrínsecos del ojo, es por eso que Hawking pudo conservar los movimientos oculares hasta el final.

Al principio, las personas afectadas notan que tienen dificultades para caminar, correr, escribir o hablar, pero, conforme va avanzando la enfermedad, la persona va perdiendo la capacidad de moverse por completo. Incluso la respiración se dificulta cuando empiezan a fallar los músculos del pecho. La mayoría de las personas con esta enfermedad mueren por insuficiencia respiratoria aunque, en algunos casos, el uso de respiradores puede ayudar.

Stephen Hawking pudo continuar su labor como científico gracias a que, en 1997, se hizo de un sistema de comunicación basado en un ordenador que tiene como interfaz una tablet y que se alimentaba de la misma batería que su silla de ruedas.

Un lector infrarojo en sus lentes podía detectar un movimiento de su mejilla, lo que le ayudaba a escribir lo que quería decir por el ordenador, mismo que tenía un predictor de palabras que le ayudaba a escribir gracias a que tenía descargado el vocabulario y las frases que más utilizaba en sus conferencias. Una vez que tenía una frase construida, podía utilizar su sintetizador de voz para decirlo.

 

CARGANDO...