Daft Punk, el dúo francés que revolucionó la música electrónica

A lo largo de 28 años Daft Punk se catalogó como uno de los mayores referentes musicales de la historia reciente
Daft Punk durante su presentación en Cochella, 2006. (Getty Images)

Daft Punk, el dúo francés de música electrónica conformado por Guy Manuel de Homem-Christo y Thomas Bangaller anunció su separación mediante la publicación de ‘Epilogue’, un video retomado de su cinta Electroma’. ¿Por qué se dice que dejaron un gran legado artístico y musical en la cultura pop?

Te recomendamos: ¿Quién destruyó a los Beatles? (No, no fue Yoko Ono)

En 1998 un par de músicos dio los primeros pasos hacia un proyecto que revolucionó la música electrónica en todos los sentidos. Sus nombres, Guy Manuel de Homem-Christo y Thomas Bangaller resonaron por París y despsués le dieron la vuelta al mundo.

A pesar de que la capital del arte, el amor y la cultura había marcado tendencia en otros medios de entretenimiento como el cine y el teatro, no fue sino hasta la llegada de Daft Punk que tuvo eco en la historia reciente, es decir, la del nuevo milenio.

Cuando Homem-Christo y Bangaller dieron vida a su dúo musical, el panorama musical de 1990 cambió por completo y no solo marcó una tendencia en la forma de crear sonidos nuevos, que retomaran las enseñanzas de la década de 1970, sino que sirvió como un punto de partida para centenares de agrupaciones y artistas que más tarde se verían influenciados por este estilo y propuesta.

Además, en el performance que ofrecían a su audiencia había una característica particular compuesta por dos cascos que cubrían los rostros de los protagonistas de esta historia, pues en medio de beats y transformaciones sonoras, dos robots humanizados enajenaron a quienes se perdían entre sus ritmos para entrar a un espacio no explorado por ningún dueto artístico en años anteriores.

Con ‘Homework’, su primero de cuatro discos de estudio, el dúo cambió el paradigma de la música electrónica de la década de 1990 y rápidamente fueron aclamados por la crítica y miles de personas en todo el planeta. De este material se despegaron algunos de los éxitos más populares de la banda que aún en la actualidad son reconocidos en cualquier ciudad.

En su propuesta visual, como ya había quedado claro, comenzaron a sumar grandiosas colaboraciones que se volverían una parte fundamental de la esencia de la banda y una característica indispensable para su futuro.

 

Después, a inicios del milenio, llegó ‘Discovery‘, un disco que superó de forma brutal al primer material y por más de 20 años ha quedado almacenados en la memoria colectiva de los amantes de la cultura pop.

En este, Homem-Christo y Bangaller marcaron una de las tendencias hacia las que se inclinarían a lo largo de su carrera incluyendo diversos videos musicales en cada uno de los temas para conformar una película sonorizada con sus propias composiciones; ‘Interstella 5555: The 5tory of the 5ecret 5tar 5ystem, supervisada por Leiji Matsumoto.

Cuatro años más tarde llegó ‘Human After All‘ su cuarto disco que lees permitió realizar una gira mundial de dos años y el cual marcó un importante momento en su carrera al no ser tan aclamado como los dos anteriores, pero exponer su grandiosa versatilidad y talento, ya que su producción tomó solo seis semanas.

De él también se desprendieron algunos remixes que aumentaron la popularidad de las canciones y escenas de la tercera cinta de la banda; ‘Daft Punk’s Electroma’.

Pese a contar con solo tres discos de estudio, la aceptación mundial de Daft Punk era bien reconocida durante sus primeros diez años de carrera. Para 2010, Disney decidió integrarlos para que sonorizaran la película Tron: Legacy’, misma que fue ovacionada por la crítica.

Después de Tron’ emergieron los rumores de un posible nuevo material o inclusive otra gira, pues habían pasado 5 años para tener noticias de la banda. En lo que podría catalogarse como el interludio de la banda, llegó  ‘Daft Punk’s Electroma’ estrenada en Cannes durante 2006, sin embargo esto no fue suficiente para sus seguidores.

Para su siguiente entrega sonora, tres años después de su colaboración con Disney, llegó ‘Random Access Memories’; un disco en el que estarían presentes importantes colaboraciones con otros artistas y gigantes de la electrónica como Giorgio Moroder, además de Julian Casablancas, Panda Bear, Todd Edwards y Pharrell Williams.

Según la propia agrupación, este disco fue un homenaje a “la música americana producida en las décadas de 1970 y 1980“, sobre todo la de la costa de Los Ángeles.

Al integrar una mayor versatilidad y producción codeada con importantes exponentes musicales, el renombre de Daft Punk terminó por consolidarse y lograron de esta manera llegar a la cumbre de su carrera con poco más de una década de trayectoria.

Sin embargo después de este álbum no habría un regreso al estudio más que para colaborar con artistas de la nueva oleada pop como The Weeknd. Con él Homem-Christo y Bangaller trabajaron dos canciones; “Starboy” y “I Feel It Coming”. Más tarde se sumaron a la propuesta de la banda australiana Parcels con “Overnight”, pero eso fue todo, el sonido enmudeció.

A cuatro años de esta colaboración, Daft Punk retomó una escena de Electroma’ para anunciar su separación y confirmar así los rumores que desde 2018 se gestaron sobre el imposible regreso de la banda.

Pese a que algunos apostaron a que tendrían alguna participación sorpresa en el Super Bowl LV, durante el show del medio tiempo, el dúo no apareció ni emitió ninguna noticia que los colocara en tendencia. Recientemente se habló de una serie de grabaciones inéditas hechas en México durante 1995, pero el regreso a la música siguió sin gestarse.

Con ‘Epilogue’, el dúo cierra el legado de un episodio importante para la música en el que lo cambiaron todo. Sin lugar a dudas, sin importar si se es fanático de la electrónica o no, es imposible negar que Daft Punk dejó una gran influencia en el sonido que hoy reproducen millones de artistas a lo largo del planeta, por lo que aún con su adiós muchos mantienen la esperanza de algún regreso en el futuro para sopesar la idea su partida definitiva.