¿Cuántos huevos puedes comer a la semana?

El consumo moderado de huevo NO está relacionado con enfermedades cardiovasculares, según un estudio reciente
¿Cuántos huevos es aconsejable comer por semana? (Foto: Pixabay)

¿Son buenos o malos para la salud? Los científicos no se ponen de acuerdo en qué tan saludable es comer huevo. Un estudio reciente parece demostrar que no es tan dañino como se pensaba anteriormente. De hecho, en una cantidad adecuada, puede resultar recomendable.

Te recomendamos: Coronavirus: ¿Por qué secarse las manos es tan importante como lavárselas?

Como dice la sabiduría popular, el secreto está en la moderación, aseguran expertos de la Escuela de Salud Pública T.H. Chan de Harvard.

“El consumo moderado, de un huevo por día, no está asociado con un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular”, precisó Frank Hu, autor principal del estudio.

En concreto, comer huevo no está relacionado con ataques cardíacos, enfermedades coronarias o derrames cerebrales, salvo en los casos de personas que padecen diabetes tipo 2.

Para llegar a esta conclusión los investigadores analizaron los datos de 34 años de 215 mil personas de Europa, Asia y Estados Unidos que no tenían una enfermedad crónica de importancia al comienzo del estudio.

Cuando se les preguntó acerca de la cantidad de huevos que comían a la semana, la mayoría respondió que entre uno y cinco.

“En promedio, la mayoría de las personas no comen más de un huevo al día”, dijo Hu. “Puede que coman dos huevos por desayuno, pero solo dos o tres veces por semana. Por lo tanto, el consumo promedio es en realidad menos de un huevo por día”.

Además, comer huevo conlleva un menor riesgo para el corazón que el consumo de leche entera o carne roja, según Alice Lichtenstein, directora y científica principal del Laboratorio de Nutrición Cardiovascular de la Universidad de Tufts.

El huevo contiene solo 75 calorías, un huevo da siete gramos de proteína de alta calidad, cinco gramos de grasa y 1.6 gramos de grasa saturada, junto con hierro, vitaminas, minerales y nutrientes para combatir enfermedades como la luteína y la zeaxantina, según datos de la industria avícola estadounidense.