Inicio  /  Historias
DEPORTES

Arquera rompe récord en Juegos Olímpicos, pero en su país la critican por tener el pelo corto

Las agresiones vienen de parte de grupos antifeministas

La atleta An San rompió un récord de los Juegos Olímpicos en tiro con arco y ganó tres medallas de oro, pese a esto, sus críticos en su país natal, Corea del Sur, la agreden tener el cabello corto.

Te recomendamos: Reto visual: Encuentra los arqueros sin arco

Un grupo de personas en Corea del Sur lanzan ataques constantes a la arquera de 20 años por su corte de cabello, incluso piden que se disculpe y devuelva sus medallas de oro, obtenidas en las categorías femenino individual, por equipos femenino y mixto.

Los ataques, calificados en medios internacionales como misóginos, forman parte de una reacción antifeminista en Cora del Sur.

Quienes atacan a An San son, en su mayoría, son miembros de grupos en internet de hombres que aseguran que existe “una batalla de los sexos” por la que reciben un trato injusto por parte de las mujeres.

Estas agrupaciones no solo critican que la deportista use el cabello corto, sino también el hecho de que asista a una universidad de mujeres. Por otro lado, la consideran feminista por las expresiones que utiliza en redes sociales.

Fue precisamente en las redes sociales que un usuario cuestionó su corte de pelo. A lo que ella respondió que lo usaba corto “porque es cómodo”. No obstante, las agresiones continúan.

“No te entrenamos ni te dimos de comer con el dinero de nuestros impuestos para que hicieras actos feministas”, comentó otro usuario de redes sociales.

Muestras de solidaridad

Afortunadamente, en contraste a los ataques, también ha habido muestras de apoyo. En Corea del Sur también hay miles de mujeres que condenan los ataques en contra de An San, varias de ellas son personalidades reconocidas, como la diputada suercoreana más joven, Ryu Ho-jeong, quien hizo referencia a las agresiones por el cabello corto.

“Las mujeres nos cansamos cuando la ropa de las políticas o el pelo de las atletas se convierten en temas controversiales. En estos tiempos yo me he dejado crecer el pelo después de tenerlo corto durante años simplemente porque quiero. No existe una apariencia feminista porque las feministas viven la vida que quieren. No pedimos permiso a otros”, comentó la legisladora.

Con información de El País