Ayuno: más contraproducente de lo que creías

consecuencias-negativas-salud-ayuno-intermitente-diario

Imagen ilustrativa del concepto de ayuno (Pexels).

Especialistas advierten de las consecuencias negativas del hábito del ayuno en la salud.

Saltarse el desayuno aumenta el riesgo de sufrir un infarto, revela estudio

Especialistas en nutrición comparan el ayuno con dejar sin combustible un automóvil, ya que al no comer los alimentos necesarios, se deja sin energía al cerebro, que es el centro de mando de nuestro organismo.

El cerebro funciona con la glucosa (o azúcar en la sangre), misma que se obtiene principalmente del primer alimento en el día: el desayuno.

Se considera ayuno cuando se deja de comer por más de seis horas cuando se está despierto, así que puede suceder en cualquier momento del día. Lo recomendable siempre será no saltarse comidas y comer de forma balanceada.

Abstenerse voluntariamente de comer, ya sea por las prisas de llegar al trabajo a tiempo, por ejemplo, o en un intento por perder peso, puede ser contraproducente, ya que se le obliga al cerebro a obtener glucosa del resto del organismo para continuar trabajando.

“Hay muchos estudios que han demostrado que la omisión del primer alimento del día y también de horarios en la estructura para el resto de los alimentos aumenta el riesgo de obesidad, de hipertensión y diabetes,” indicó Carlos Alberto Aguilar Salinas, coordinador de la Unidad de Investigaciones Metabólicas del INCMNSZ a Notimex.

De hecho, si una persona pasa largos periodos sin probar alimento, podría sufrir daño neuronal irreversible. Los niños son especialmente susceptibles a las consecuencias del ayuno, ya que en ellos se pueden presentar dificultades en sus procesos cognitivos, como el aprendizaje y la memorización.

De acuerdo con Salvador Ortiz Gutiérrez, nutriólogo del Hospital Juárez de México, “los niños que van al escuela sin desayunar pueden llegar a tener problemas en la escuela”.

En los adultos las consecuencias más comunes de ayunar constantemente pueden ser gastritis, mareos, fatiga y falta de concentración, pero en algunas personas, podría desarrollarse sobrepeso e incluso diabetes.

En personas mayores, sin embargo, el ayuno puede provocar dificultades para realizar acciones “cotidianas”, como conducir un automóvil, ya que la falta de glucosa para nutrir al cerebro disminuye su capacidad de concentración.

El sobrepeso, una de las consecuencias del ayuno, se presenta por la falta de control de la saciedad, ya que una persona hambrienta consumirá todo lo que pueda cuando se presenta la oportunidad de comer luego de un ayuno prolongado.

Lo que hace daño es comer en exceso después de ese periodo de ayuno, esa pérdida del control de la saciedad, pues en lugar de comer porque se sabe la cantidad y tipo de nutrimentos adecuados; simplemente se come por quitar el apetito, sin responsabilizarse de la cantidad de azúcares, de grasas y calorías que se están ingiriendo”.

Los especialistas en nutrición coinciden en que es importante establecer horarios regulares para comer y recomiendan elegir alimentos naturales y frescos, ya que los procesados o empaquetados suelen tener altas cantidades de azúcar y sodio que pueden llevar a la diabetes, al sobrepeso y a la hipertensión arterial.

Comer variado y de manera proporcional también ayuda a llevar un estilo de vida saludable.

CARGANDO...