Recibe nuestras notificaciones con las noticias más importantes al momento.

Cómo se generan los rayos en una tormenta eléctrica

Noticieros Televisa FUENTE: noticieros televisa DESDE: CDMX, México
(AP Photo/Mike Groll)

Es uno de los espectáculos más fascinantes (y peligrosos) que nos ofrece el planeta, pero estamos tan acostumbrados a su manifestación que difícilmente nos toma por sorpresa. Se trata de un rayo, algo que ocurre por todo el planeta de 50 a 100 veces por segundo. La mayor concentración de rayos ocurre en África Central, en los Himalayas y en Sudamérica.

¿Cómo es que ocurre este fenómeno tan espectacular?

La teoría más aceptada es que un rayo es una descarga eléctrica de electricidad estática. Como sabemos, la electricidad está formada de partículas. Algunos partículas tienen cargas positivas (protones) y otras tienen cargas negativas (electrones). Las cargas opuestas se atraen como si fueran los polos de un imán. Por lo general, las cargas eléctricas están equilibradas pero los fuertes vientos de una tormenta provocan que las cargas eléctricas se separen dentro de una nube.

La mayor parte de los rayos ocurren dentro de una nube, pero parece que de vez en cuando una de estas descargas se escapa, ya sea sobre la superficie de la Tierra o entre otra nube. El rayo comienza cuando las cargas negativas se bajan de la nube hacia la superficie en algo conocido como ruta principal de paso.

Al mismo tiempo, en la superficie, se forma otra ruta de paso cuando las cargas positivas se elevan, a menudo, desde objetos con cierta altura, como una torre, un árbol o incluso una persona. Cuando las rutas de paso se encuentran, se forma un camino que permite que una descarga eléctrica se dispare hacia la nube. Esto es el fenómeno que describimos como un rayo, pero sucede tan rápido que a nuestra vista parece que el rayo se mueve de la nube a la superficie, cuando en realidad es al revés.

La energía de un rayo consiste de cientos millones de voltios, por lo que es peligroso andar afuera en una tormenta eléctrica. Nada más en Estados Unidos, más de 100 personas mueren al año por impactos de rayo, por lo que se recomienda quedarse en casa cuando se presenten estos fenómenos.