Inicio  /  Historias
FAMILIA

¿Cómo limpiar y cocinar los quelites para que no queden amargos?

Los quelites tienen un sabor amargo debido a la cantidad de minerales que tienen en sus raíces y tallos.

Los quelites son una planta endémica de México que además de ser muy ricos tienen un gran valor nutricional, sin embargo, no todos saben cómo limpiarlos y cocinarlos para evitar que sepan amargos.

Te recomendamos: Comer quelites puede curar la gastritis, según científicos de la UNAM

El término “quelite” proviene del vocablo náhuatl Quilitl, que significa planta o verdura tierna que se come.

La mayoría de las especies de quelites que se consumen crecen de manera silvestre durante la época de lluvias. Son ricos en fibra, ácidos grasos omega 3 y omega 6, vitaminas A y C, y una alta concentración de minerales, como potasio, calcio, fósforo, magnesio, zinc y hierro.

Y es precisamente por esa cantidad de minerales en sus tallos y raíces, que los quelites tienen un sabor amargo (algo similar a lo que ocurre con las espinacas) que puedes quitarles si los limpias y cocinas correctamente.

¿Cómo limpiar los quelites?

1. Corta la raíz

2. Lávalos usando agua y jabón

3. Retira los tallos más gruesos

4. Con un cuchillo, pela y desprende cuidadosamente la piel de los tallos más delgados

¿Cómo cocinar los quelites?

Aunque en cada región del país hay muchas recetas para preparar quelites, te daremos una receta para que los guises usando ajo, cebolla y jitomate.

Necesitarás los siguientes ingredientes:

  • Medio kilo de quelites frescos
  • 1 cebolla pequeña
  • 2 cucharadas de sal
  • 3 jitomates de tamaño mediano
  • 2 cucharadas de aceite vegetal
  • 1 diente de ajo
  • 1 chile serrano

Modo de preparación

1. En una olla con agua (debe ser suficiente para cubrirlos por completo) coloca los quelites y agrega una pizca de sal. Tapa la olla y déjalos cocer por 3 minutos

2. Pica finamente una cebolla pequeña y un diente de ajo; así como un jitomate en cubos medianos

3. Desvena el chile serrano y córtalo en rodajas

4. Pon a escurrir los quelites cocidos

5. En un sartén a fuego bajo coloca aceite

6. Durante dos minutos sofríe el chile, el jitomate, el ajo y la cebolla

7. Agrega una cucharada de sal y después mezcla

8. Añade los quelites y guisa por dos minutos

9. Sirve y acompaña con tortillas de maíz