¿Cómo dividir tu aguinaldo?

Es el momento perfecto para resolver esos pendientes que tienes en mente desde hace tiempo
¿Cómo gastar mi aguinaldo? (Foto: Pixabay)

Hoy es el último día que tienen tus patrones para entregarte el aguinaldo. Esta prestación, que por ley deberías de recibir, es un dinero extra a tu sueldo. Pero no porque sea un dinero adicional que te cae en el año, es aconsejable que lo gastes en una sentada. Por eso, aquí te daremos algunas recomendaciones sobre cómo deberías de dividir tu aguinaldo para darle un uso responsable y productivo.

En primer lugar, podrías destinar un 20 por ciento de tu aguinaldo en reparaciones para tu hogar. Esas fallas a las que te terminas resignando, porque nunca tienes el dinero suficiente para realizarlas. Si lo piensas, seguro encontrarás alguna que ya es necesaria, como pintar la casa, cambiar los baños o arreglar la cocina. Y si no es una reparación lo que te hace falta, entonces puedes destinar este dinero al mantenimiento de tu casa.

En segundo lugar, también deberías usar un 20 por ciento de tu aguinaldo para saldar alguna de tus deudas. Sabemos que esto puede ser muy difícil, pero no se puede lograr la libertad financiera mientras se viva con deudas pendientes. Reducir o eliminar tus deudas a la larga te traerá mucha mayor tranquilidad de conciencia.

Otro 20 por ciento lo deberías destinar al ahorro. Ya sabes, para alcanzar las metas que te propones y cumplir los sueños que tienes en el corto o largo plazo necesitas de recursos. Salir de vacaciones, pagar el enganche de una casa o la educación de los hijos no son gratis. Tienes muchas opciones de ahorro, entonces dedícate a buscar la que más se acomode a tus necesidades. Solo asegúrate de que no puedas tocar este dinero hasta que hayas alcanzado alguna meta financiera que tengas en mente.

Un 10 por ciento de tu aguinaldo guárdalo en un fondo de emergencia, para esas contingencias que nadie quiere que pasen, pero para las que más vale siempre estar preparados. No uses este dinero a menos que realmente se trate de una urgencia. Y si lo usas, trata de reponerlo, porque nunca está de más anticiparse a esta clase de eventos.

Finalmente, no todo tu aguinaldo tiene que irse a cosas que no puedas disfrutar en el presente. Un 30 por ciento de este dinero extra lo puedes destinar a regalos y gastos personales, inclusive gustos culposos. Pero no lo hagas hasta que no hayas cubierto los otros rubros, o si no, la tentación de gastarte todo en puros antojos te terminará ganando.

Puedes comprar algo que te haga falta y te haría la vida más cómoda, pagar una salida con tu familia o hacerte de alguna cosa a la que le traías ganas desde hace tiempo. Sin embargo, ten presente que estos gastos no pueden exceder el 30 por ciento de tu aguinaldo. Tu yo futuro te lo va a agradecer.