¿Cómo funciona la vacuna rusa contra el COVID-19?

La vacuna rusa contra el COVID-19 incluso fue aplicada a una hija del mandatario Vladimir Putin.
Vladimir Putin dio a conocer el registro de la vacuna rusa (Foto: Pixabay)

Este martes 11 de agosto, Rusia sorprendió al mundo entero al ser el primer país en anunciar que registró lo que tanto se desea desde hace algunos meses: una vacuna contra el COVID-19. Sin embargo, pese a la euforia que esto genera, las dudas no se han hecho esperar y, por tal razón, a continuación te explicamos cómo funciona el descubrimiento ruso y porqué las reservas sobre él.

Te recomendamos: Rusia registra la primera vacuna contra COVID-19 en el mundo: Putin

De acuerdo al registro de la Organización Mundial de la Salud, la comunidad científica mundial ha desarrollado 167 vacunas experimentales contra el coronavirus, siendo Reino Unido, China y Estados Unidos los que más adelantados iban en el proceso, por lo cual el registro de Rusia se puede catalogar como sorpresivo y dudoso, mucho más cuando se hizo antes de realizar la llamada Fase 3 de pruebas, la más importante de todas, pues la vacuna se aplica a miles de personas de diferentes grupos. Incluso la OMS llamó a la cautela.

“Estamos en contacto estrecho con los rusos y las discusiones continúan. La precalificación de toda vacuna pasa por procedimientos rigurosos”, mencionó la OMS.

¿Cómo funciona la vacuna rusa?

La vacuna registrada por Rusia, llamada Sputnik V, fue creada en el Centro Nacional Gamaleya de Epidemiología y Microbiología y, según se explica en su propia página, está basada en los vectores adenovirales AD26 y AD5, lo cual es su gran distintivo en comparación a otros experimentos que se están realizando en el mundo.

Un vector es un virus que carece de gen para su reproducción y se utiliza para transportar material genético de otro virus. “La vacuna se basa en un vector de adenovirus, que normalmente causa infecciones virales respiratorias agudas”, especifica el sitio web.

Específicamente contra el coronavirus, en cada uno de los dos vectores de esta vacuna se “inserta un gen que codifica la proteína S de las espinas del virus SARS-CoV2”, mismas que forman la corona que da nombre al virus. Así, el gen que codifica la proteína S del coronavirus penetra la célula, la sintetiza y, posteriormente, comienza a generar inmunidad. 21 días después se aplicará una segunda vacuna.

“Una vacuna basada en otro vector adenoviral desconocido para el organismo estimula la respuesta inmunitaria de este y proporciona inmunidad a largo plazo”, especifica el sitio.

La confianza de Putin

El registro de la vacuna rusa no podía darse sin que el mandatario Vladimir Putin se refiriera al suceso y, como puede parecer lógico, mostró un gran optimismo y seguridad con la creación de los científicos de su país.

“Sé que es una vacuna que funciona de forma bastante efectiva, produce una fuerte inmunidad y ya pasó todas las revisiones necesarias”, mencionó Vladimir Putin.

Sin embargo, la confianza del mandatario no termina en sus palabras, pues aseguró que una de sus hijas se puso la vacuna. “Al principio tenía fiebre, pero ahora se siente bien”, dijo Vladimir sobre la eficacia de la Sputnik V.

Con información de BBC