Recibe nuestras notificaciones con las noticias más importantes al momento.

¿Cómo funciona el cerebro de un asesino?

Los psicópatas son personas que no sienten compasión por los demás y no sienten culpa ante nada, según expertos
Aspectos de un asesinato en Acapulco, Guerrero. (Cuartoscuro, archivo)

Los homicidas pueden ser impulsados por diversos factores, es por eso que expertos te explican cómo funciona el cerebro de un asesino.

Te recomendamos: Esto es lo último que se sabe del feminicidio de la niña Fátima

El comportamiento humano se ve influido por múltiples factores, tanto propios del individuo, como externos.

Detrás de los homicidas que cometen los crímenes que más conmueven a la sociedad puede haber una amplia gama de factores.

El psiquiatra, Enrique González Ruelas, explicó a Noticieros Televisa que “la conducta humana tiene muchos disparadores, tiene muchos elementos que hacen uno reacciones de una o de otra manera. Muchos de estos controladores de la conducta humana son físicos o biológicos, otros son psicológicos y otros son sociales”.

El cerebro cuenta con áreas específicas para recibir la información, procesarla y enviar señales para actuar de forma determinada ante un estímulo.

La corteza prefrontal, el área más evolucionada del cerebro, es la responsable del juicio, la organización, la planeación, el control del impulso y la empatía, entre otras funciones.

El sistema límbico está relacionado con las emociones y la formación de lazos afectivos; en su interior se encuentra la amígdala.

Ante la agresividad, la amígdala hiperreactiva estimula toda la zona de resultados impulsivos “y eso hace que se bloquee la comunicación con el glóbulo prefrontal, con la corteza prefrontal y no proceso de manera consciente mis reacciones”, detalló el neuropsiquiatra, Heriberto Peña.

En la actualidad, mediante la Tomografía Computarizada con emisión de fotón único es posible observar el funcionamiento de las diferentes áreas del cerebro y la cantidad de sangre que reciben.

De hecho, algunos sistemas judiciales recurren a este estudio para explicar el comportamiento criminal de un delincuente; sin embargo, no todo depende de la neuroanatomía y la neurofisiología.

Si se vive en un entorno agresivo, estos estímulos hacen desarrollar un circuito y un hábito “desde lo que yo siento en estos núcleos del lóbulo temporal, que pasa de la corteza y llega a mí corteza prefrontal, en donde conscientemente decido modificar mis patrones de conducta y ser alguien que planea y realizar conductas agresivas”, agregó Heriberto Peña.

“La maldad existe, o sea, la falta de conciencia moral”, afirmó González Ruelas, quien apuntó que los psicópatas son personas que no sienten compasión por los demás, “no sienten culpa ante nada”.

Además, el consumo de sustancias psicoactivas ejerce un efecto directo en el cerebro pudiendo alterar la conducta del individuo y propiciar la comisión de un delito.

Con información de Diane Pérez.

RMT