¿Cómo alargar la vida de los huevos con sal y agua?

Saber elegir y conservar los huevos frescos es muy importante para nuestra salud.
Imagen de archivo. (Pixabay)

Hay varias formas muy efectivas de conservar frescos los huevos, una de las más simples únicamente requiere agua y sal.

Te recomendamos: ¿Debemos lavar los huevos antes de guardarlos en el refrigerador o cocinarlos?

El huevo es uno de los alimentos que más usos tiene en la cocina, por ello, saber elegirlos y conservarlos frescos es muy importante.

Te traemos algunos consejos para que los beneficios y sabor de los huevos se mantengan intactos.

¿Cómo saber si un huevo está fresco?

Un huevo puede mantenerse en buenas condiciones hasta 28 días después de que haya sido puesto por la gallina. Sin embargo, elegirlos a simple vista no es tan sencillo, a menos que los cascarones tengan raspones, hendiduras o grietas, en cuyo caso deberas descartarlos.

Un método infalible es colocar el huevo dentro de un vaso con agua y observar qué pasa:

  • Si se va al fondo y se mantiene erguido, quiere decir que aún no tiene oxígeno en su interior y que está fresco.
  • Si se hunde pero se inclina, es porque tiene unas semanas pero todavía puede comerse.
  • En caso de que flote es porque el huevo ya se pasó.

Ahora bien, una vez roto el cascarón podremos saber qué tan fresco está observando la yema, si está brillante y voluminosa entonces el huevo está fresco. Otro aspecto es el aroma, ya que un huevo crudo y fresco no debe oler a nada.

Revisar estos detalles es importante, ya que comer huevos en mal estado podría provocarnos enfermedades como la salmonela.

¿Cómo almacenar los huevos?

Algunos de los mejores consejos para mantener en buenas condiciones a los huevos son:

Colocarlos en un lugar fresco

Saca los huevos de su empaque y colócalos en una huevera en el exterior del refrigerador, en un punto donde no reciba luz directamente. Así los huevos se conservarán alrededor de una semana.

En el refrigerador

Si guardas los huevos en el refrigerador ten cuidado de no ponerlos con la punta hacia arriba, pues la yema sube por presión del aire propiciando que se echen más rápido a perder.

En cambio, si los colocas boca abajo, el oxigeno no entrará por el cascarón y la yema se mantendrá envuelta por la clara; de esta forma los huevos te durarán entre quince y veinte días.

Agua con sal de grano

Ahora sí, el método que te prometimos desde el título de esta nota, y que por cierto, es de lo más simple: pon los huevos dentro de un recipiente con agua y sal de grano, y refrigéralos.

La salmuera ayudará a cambiar el pH del ambiente, impidiendo que las bacterias entren en contacto con el alimento. Además, la sal cambia la estructura molecular de la comida, ampliando su periodo de vida.

 

Con información de Animal Gourmet