Comer chocolate amargo en pequeñas dosis podría ahorrarte un infarto

comer, chocolate, amargo, corazon

Un hombre llena de chocolate un molde de chocolate en la fábrica Lotte Wedel factory en Varsovia (REUTERS/Kacper Pempel).

El chocolate contiene compuestos naturales llamados flavonoides que mejoran la salud de los vasos sanguíneos y reducen las inflamaciones. Para que surta el efecto deseado, el consumo debe ser moderado, ya que comer chocolate en grandes cantidades aumenta el riesgo de sufrir enfermedades del corazón.

Extra Extra: Beneficios del chocolate amargo

Los flavonoides son pigmentos naturales que se encuentran en algunos vegetales y previenen los efectos de la oxidación, causada por rayos ultravioletas, contaminación y algunos químicos presentes en alimentos. Debido a que el cuerpo humano es incapaz de producir flavonoides, es muy importante obtener sus beneficios de otra fuente.

Cuando fueron descubiertos por el premio Nobel Szent-György, los flavonoides se consideraron vitaminas; sin embargo, esta hipótesis no pudo ser comprobada. Los flavonoides tienen una gran potencia antioxidante y, por ese motivo, es común su uso terapéutico para algunas enfermedades, como la cardiopatía isquémica, la aterosclerosis o el cáncer.

El Dr. Chayakrit Krittanawong, responsable de la investigación que identificó flavonoides en los chocolates, aseguró en una conferencia pronunciada en la Sociedad Europea de Cardiología, en Munich, Alemania que:

El chocolate es una fuente alimenticia de flavonoides, que están asociados con reducir la inflamación y aumentar el colesterol bueno. Y aún más importante, los flavonoides pueden aumentar el óxido nítrico [un gas que expande los vasos sanguíneos y ayudan a la circulación]. Sin embargo, el chocolate puede tener altos niveles de grasas saturadas. Yo diría que el consumo moderado de chocolate amargo es bueno para la salud”.

Los flavonoides no sólo están presentes en la cocoa, sino también en el té, el vino tinto y las cebollas. Una investigación de la Sociedad Americana del Cáncer, publicada en 2012, sostiene que las frutas y verduras coloridas (como los arándanos, las ciruelas, las manzanas, las bayas, las espinacas, las naranjas y las fresas) son una buena fuente alternativa para la obtención de estos compuestos naturales.

La comunidad médica coincide en recomendar que, sea cual sea la opción que se elija, debe mantenerse una dieta variada y balanceada. La mejor manera de obtener todos los nutrientes y compuestos que nuestro cuerpo necesita es recurrir a alimentos frescos, con bajos contenidos de grasas y azúcares.

El consumo de alimentos altos en flavonoides puede generar efectos benéficos para personas con diabetes, infecciones víricas, úlcera estomacal e inflamaciones. Sin embargo, siempre es importante seguir el tratamiento médico otorgado por un especialista en la salud y asistir con regularidad al médico para revisiones periódicas.

CARGANDO...