Inicio  /  Historias
CRIMEN Y SEGURIDAD

Comando armado intercepta a la selección de futbol de Belice en Haití

La policía tuvo que negociar con los hombres armados para liberar a la selección

En Haití, la selección de futbol de Belice fue interceptada por un comando armado mientras se trasladaba a su hotel. La policía intervino y negoció con los integrantes del comando para que liberaran a los futbolistas.

Te recomendamos: Fotos y video: Captan ríos de lava tras erupción de volcán en Islandia

El 22 de marzo, la selección nacional de Belice aterrizó en Haití para celebrar el primer partido clasificatorio de la Concacaf rumbo al mundial de Qatar 2022. El encuentro está programado para el próximo 25 de marzo.

Sin embargo, en el trayecto del aeropuerto al hotel, la selección fue interceptada por un comando armado. Aunque los futbolistas iban custodiados por elementos de la policía local, poco pudieron hacer estos últimos para impedir que los hombres armados detuvieran el camión.

Fueron los propios jugadores quienes grabaron el episodio en video y más tarde lo compartieron en redes sociales. En las imágenes se aprecia cómo varias motocicletas bloquean el camino, mientras los agentes dialogan con los criminales.

“A pesar de una escolta compuesta por cuatro agentes, el camión de equipo fue detenido por una turba de insurgentes en motocicletas, armados con rifles de asalto. Los agentes de policía fueron obligados a negociar con ellos para que el autobús pudiera continuar su recorrido hacia el hotel. Esta es una situación que nuestro equipo jamás debió haber enfrentado pero nos complace reportar que nuestros Jaguares, aunque fueron cimbrados por esta terrible experiencia, se encuentran seguros en el hotel”, declaró la Federación de Futbol de Belice en un comunicado.

En los últimos meses, Haití ha experimentado un severo aumento en la violencia. Tras las fuertes protestas que exigían la renuncia del presidente Jovenel Moïse, este denunció una conspiración en su contra que culminó con una oleada de arrestos.

En medio de una crisis social y económica, la presencia del crimen ha crecido a tal grado en las calles de Haití, que a principios de marzo el gobierno declaró un estado de emergencia en las zonas del país controladas por el crimen organizado.