Científicos logran convertir células de cáncer en grasa para impedir la metástasis

El estudio resaltó que las células grasosas no se volvieron a transformar en células cancerosas

Cancer-mama-celulas-cancerosas-grasa-metastasis

Imagen de archivo (AP Photo/Rich Pedroncelli)

En un estudio realizado con ratones, científicos de Suiza lograron convertir las células de cáncer de mama en grasa, al momento en que éstas células intentan extenderse por el cuerpo en un proceso conocido como metástasis.

Te recomendamos: Desarrollan láser que destruye células cancerígenas en la sangre

Recordemos que las células cancerosas se propagan por todo el organismo humano explotando vías como la transición epitelio-mesénquima (EMT), así como su vía opuesta, para hacer metástasis.

Los científicos recurrieron a un medicamento para la diabetes llamado rosiglitazona y a un medicamento contra el cáncer conocido como trametinib para tratar a ratones inoculados con una forma agresiva de cáncer de mama.

El curioso resultado fue que, gracias a estos medicamentos, las células cancerosas se convertían en células grasas al momento de transitar por la EMT, básicamente bloqueando el camino hacia la metástasis. Esta tranformación de un cierto tipo de célula en grasa se conoce como adipogénesis.

En su estudio publicado a inicios de este año en Cancer Cell, uno de los autores principales, Gerhard Christofori, bioquímico de la Universidad de Basilea, expresó:

Los resultados indican que, en un contexto relevante para el paciente, la terapia combinada con rosiglitazona y trametinib se dirige específicamente a las células cancerosas con mayor plasticidad e induce su adipogénesis.

El estudio resaltó que no todas las células cancerosas se convirtieron en células grasas, pero las que se sometieron al proceso de adipogénesis ya no volvieron a cambiar.

Las células de cáncer de mama que se sometieron al EMT no solo se diferenciaron en células grasas, sino que también dejaron de proliferar por completo.

Esto fue lo que hizo el medicamento. Mientras el trametinib aumentaba tanto el proceso de transición de células cancerosas a células madre, como la conversión de células madre a células grasas, la rosiglitazona ayudaba a facilitar todo este proceso.

Ahora bien, tanto la rosiglitazona como el trametinib cuentan con la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés), por lo que no debe ser difícil que se puedan realizar pruebas con pacientes humanos.

El doctor Christofori explicó que el siguiente paso sería determinar si este proceso puede funcionar con tratamientos como la quimioterapia, o para tratar otros tipos de cáncer, no solo el cáncer de mama.

Con información de Science Alert.

Cáncer, derrotado con inmunoterapia en México

CARGANDO...