Científicos crean corazón usando impresora 3D

Infartos en jóvenes: cuando el corazón se detiene antes de los 40

Imagen de archivo (Getty Images)

Un grupo de investigadores israelís, consiguieron crear un corazón con tejido humano usando una impresora 3D.

Diclofenaco, bomba de tiempo para el corazón

Investigadores de la Universidad de Tel Aviv lograron crear un corazón vivo capaz de palpitar, usando tejido humano y una impresora 3D.

Es la primera vez que se hace un corazón con una impresora 3D con tejido humano de un paciente”

… señaló el profesor Tal Dvir, director de esta investigación, quien trabaja en el Laboratorio para Ingeniería del Tejido y Medicina Regenerativa, de la Facultad de Ciencias Vivas George S.Wise, en la Universidad de Tel Aviv.

Dvir explicó que este corazón “está completo, vivo y palpita”, y fue hecho con biomateriales y células del propio paciente.

Tomamos una pequeña biopsia de tejido graso del paciente, quitamos todas las células y las separamos del colágeno y otros biomateriales, las reprogramamos para que sean células madre y luego las diferenciamos para que sean células cardiacas y células de vasos sanguíneos”

Más tarde estos biomateriales son procesados y convertidos en bio-tinta, lo que permite la impresión con células. Así se obtiene un corazón de tres centímetros (tamaño similar al de las ratas y conejos).

Aunque este corazón aún es muy básico, el próximo reto para Dvir y su equipo es madurar este corazón para que pueda bombear sangre.

Las células se pueden contraer, pero el corazón completo no bombea. Necesitamos desarrollarlo más para lograr un órgano que pueda trasplantarse a un ser humano.

El próximo reto es madurar estas células y ayudarlas a que se comuniquen entre ellas, de forma que se contraigan juntas. Hay que enseñar a las células a comportarse adecuadamente. Y después tendremos otro reto, lograr desarrollar un corazon más grande, con más células. Tenemos que descubrir cómo crear suficientes células para producir un corazón humano”

Dvir, quien junto a su equipo trabaja en estrategias de nanotecnología para la ingeniería de tejido cardiaco grueso y la fabricación de tejidos híbridos, espera que dentro de diez o quince años los hospitales tengan este tipo  de impresoras 3D.

Este avance permitiría que, en un futuro no muy lejano, los pacientes no esperen a ser transplantados, ni necesiten tomar medicamentos para evitar el rechazo de un órgano.

Este estudio fue publicado en la revista internacional Advanced Science.

Con información de Advanced Science
CARGANDO...