Ver ahora

Científico español descarta riesgo por consumo de Harina Maseca

Científico español descarta riesgo por consumo de Harina

No existe ningún riesgo al consumir tortillas hechas con harina de maíz Maseca, aseveró el Doctor José Miguel Mulet Salor, Director del Laboratorio de Crecimiento Celular del Instituto de Biología Molecular y Celular de Plantas de la Universidad Politécnica de Valencia, España.

Luego de que el pasado mes de octubre, el Health Reasearch Institute en Iowa, Estados Unidos, realizó un estudio en el que presuntamente detectó presencia de glifosato en muestras de harinas de maíz, el especialista afirmó que, según los resultados reportados, Maseca mostraba concentraciones que van desde 5.14 hasta 17.59 microgramos por cada kilo de harina, mientras que una marca estadounidense reportaba 29.98 microgramos por kilo.

Esta concentración, puntualizó, solo equivale a entre 5 y 17 partes por billón y de acuerdo con la regulación internacional establecida por la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), una de las más estrictas en el mundo, la concentración máxima permitida es de 5 mil partes por billón.

Al respecto, el Doctor Mulet Salor subrayó que para conseguir un gramo de glifosato se tendrían que tener mil toneladas de maíz. “O sea que tomarse una aspirina o tomarse un café supone estar expuesto a cantidades de compuestos tóxicos mucho más peligroso que el glifosato que hay por comer una tortilla”.

Notas publicadas en algunos portales de noticias, destacaban que se encontró “herbicida cancerígeno” en la harina de maíz, argumento con el que no estuvo de acuerdo el especialista. “Las cantidades que han encontrado son ridículas, es casi nada”, declaró el científico, al tiempo que recalcó que lo que hacen este tipo de noticias es solo alamar a la población de manera innecesaria.

Ahora es muy común que se publiquen noticias falsas, las llamadas fake news, y la gente al desconocer los niveles máximos permitidos que estipulan las autoridades internacionales para este tipo de herbicidas, se alarma y solo se crea pánico entre la población, agregó.

Si bien la Organización Mundial de la Salud (OMS) clasificó al glifosato como probablemente carcinogénico, no se menciona que en esa misma categoría está: “el trabajar en una peluquería, trabajar en el turno nocturno, consumir carne de res y/o de cerdo, entre otros”.

“Cabe resaltar que en la categoría que sí es cancerígena, está el alcohol y el tabaco, entonces ¿por qué preocuparse por la tortilla de maíz?”, recalcó el bioquímico español.

A pregunta expresa de si el glifosato es peligroso, Mulet Salor respondió que “el herbicida se utiliza desde los años 70, y se utiliza muchísimo porque es mucho más seguro que otras alternativas”.

En cuanto a si en los cultivos orgánicos se utilizan pesticidas o herbicidas, el científico concluyó: “Sí utilizan, por ejemplo, el sulfato de cobre que es tremendamente contaminante y completamente tóxico”.