Tu cerebro puede enamorarse de varias personas a la vez, la ciencia lo confirma

Entre los hombres este comportamiento se liga a la testosterona, mientras que en las mujeres se carga al sentido del olfato.
Imagen de archivo. (Pixabay)

Un nuevo estudio científico ha comprobado lo que durante años muchos habían sospechado: el cerebro humano posee la capacidad de enamorarse de varias personas a la vez.

Te recomendamos: Schrödinger y el poliamor

De acuerdo a Eduardo Calixto González, profesor de la Facultad de Psicología de la UNAM, el cerebro humano posee la capacidad de amar a más de una persona al mismo tiempo y esto lo logra gracias a una de sus condiciones biológicas.

Incluso es normal que exista una cierta jerarquía en el amor que las personas sienten por sus seres queridos, pues basándose en las experiencias afectivas de cada relación, una puede ser más significativa que la otra.

Pese a que no debe confundirse con la poligamia, esta condición biológica también se presenta en relaciones afectivas, incluyendo a las de los amigos y la familia.

“No es malo, se trata de un proceso que el cerebro realiza con bastante eficiencia”, asegura Calixto.

El amor, el enamoramiento y la variedad

Aunque a lo largo de los años muchas personas han creído firmemente en la idea de un amor filial profesado únicamente por una sola persona, la ciencia podría desmentir estos hechos.

En una explicación dada por Ramón de la Fuente, jefe del Departamento de Neurobiología del Instituto Nacional de Psiquiatría, se menciona que en el amor la pareja es aceptada tal cual es, pero como en el enamoramiento se producen emociones y sensaciones químicas por personas que nos resultan atractivas, no es de extrañar que disfrutemos “enamorarnos todo el tiempo”.

El amor libera una hormona llamada dopamina, la cual provoca una reacción química en nuestro organismo. Esto, aunque nos hace sentir un estado de euforia y plenitud por unos cuantos meses, lamentablemente con el paso del tiempo va disminuyendo.

Cuando eso sucede y la persona afectada comienza a tener deseos de otra descarga de dopamina, suele resurgir el enamoramiento aunque en esta ocasión por una persona distinta.

En este hecho es común que influyan otros factores (como la monotonía, el desgaste emocional y el fastidio) sin embargo, también es posible que una persona simplemente se enamore de alguien más sin terminar su relación.

Como lo mencionamos antes, esto sucede en todo tipo de lazos sentimentales, por lo que no es de sorprenderse que también pase entre las parejas.

Los seres humanos son de las pocas especies que permanecen con una sola pareja (tanto sexual como afectiva) por mucho tiempo de su vida, lo que sin lugar a dudas es una particularidad biológica a la que se le han cargado construcciones sociales.

El cerebro, en su aspecto natural, busca repetir estímulos que lo hagan sentir apasionado y feliz, por lo que es válido que durante su juventud “ame a varias personas al mismo tiempo” y, una vez que alcance su madurez, reduzca este comportamiento y aprenda a ponerse límites.

Entre los hombres este hecho se liga a la testosterona, mientras que en las mujeres se carga al sentido del olfato por la percepción que estas tienen al momento de elegir a una pareja con la mejor información genética.

 

Con información de Excelsior/UNAM Global