Recibe nuestras notificaciones con las noticias más importantes al momento.

Sacerdote sentenciado por pederastia muere por COVID-19 en la CDMX

El sacerdote fue sentenciado en 2018 a 63 años de cárcel.
Carlos López Valdés recibió una sentencia de más de seis décadas (Foto: Twitter @revistaetcetera)

En 2018, la sentencia al cura Carlos López por el delito de abuso sexual a menores marcó un hecho histórico en México y puso su nombre en la voz pública. Dos años después, este vuelve a ser nombrado con fuerza tras darse a conocer su muerte mientras cumplía su condena en el Reclusorio Sur debido al COVID-19.

Te recomendamos: Sacerdote de Guanajuato muere por coronavirus y alertan a fieles para descartar contagios

El encargado de dar a conocer la noticia del fallecimiento de López fue su abogado, quien aseguró que su representado se contagió  de coronavirus debido a la falta de control sanitario que existe en las cárceles del país.

El sacerdote de Carlos López falleció a los 73 años a causa de COVID-19 este viernes 5 de junio, pero el exrepresentante clerical tuvo problemas para respirar desde el pasado miércoles 3 de junio, razón por la que fue trasladado a la Torre Medica de Tepepan, donde tuvo que ser intubado, así lo señaló su abogado Alan Juárez. Además, López también padecía diabetes, enfermedad que pudo complicar su estado tras contagiarse de coronavirus.

El encargado de dar a conocer el diagnostico a la familia del sacerdote fue el personal de trabajo social del Reclusorio Sur.

Sentencia por abuso sexual

En mayo de 2018, el cura fue sentenciado a 63 años de prisión después de ser encontrado culpable por abuso de menores, esto después de que Jesús Romero interpusiera una demanda desde 2007, misma que llevaría a la detención de Carlos López en 2016 y al posterior dictamen.

La víctima del sacerdote fue calificada como histórica debido a que fue la primera que se aplicó a un cura acusado de pederastia en la Ciudad de México.

Los abusos del padre hacia Romero comenzaron cuando el último mencionado tenía solo 11 años de edad y era monaguillo en la Parroquia San Agustín de las Cuevas al sur de la ciudad.

Con 35 años, Romero encontró justicia.