¿Qué es y cuándo puedes ver la “cara de la Luna”?

La psicología tiene la explicación de por qué vemos una cara en la Luna
La famosa cara de la Luna. (Foto: Reddit)

La última Luna llena del verano acontecerá la noche de este miércoles 2 de septiembre de 2020, momento en el que posiblemente podremos presenciar la llamada “cara de la luna”.

Te recomendamos: Luna de maíz: ¿que es, cuándo y cómo verla?

¿Qué es la cara de la Luna?

Cuando hay Luna llena y si el cielo está despejado, las condiciones de visibilidad son propicias para observar la llamada “cara de la Luna”, una especie de ilusión óptica con la forma de un rostro, provocado por los accidentes en el terreno lunar.

Por supuesto, el satélite natural de la Tierra no tiene ojos, nariz y boca. El fenómeno psicológico que nos hace ver formas reconocibles donde no las hay se conoce como pareidolia. Y es que cualquier objeto o conjunto de objetos con forma de una cara que veamos activa los mismos procesos cognitivos que cuando vemos una cara de verdad, según estudios al respecto.

¿Ves una cara? No, es culpa de la pareidolia. (Foto: Tomas Castelazo, www.tomascastelazo.com / Wikimedia Commons, CC BY-SA 4.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=43131742)

De ahí que no sea extraño que, a lo largo de la historia, hayan existido otras interpretaciones a las figuras que se forman en la Luna.

La cara de la Luna y otras posibles figuras. (Foto: De D.Helber/Wikimedia Commons)

En el caso concreto de la cara de la Luna, esta se conforma por las grandes zonas oscuras de la superficie lunar (ver la imagen destacada al inicio de la nota): los ojos lo forman el Mare Imbrium (1) y el Mare Serenitatis (2), la nariz los mares Vaporum (3) e Insularium (4), y la gran boca los mares Cognitum (5) y Nubium (6).

Las zonas oscuras en la Luna son también llamadas “mares”, aunque no tienen agua, son accidentes provocados por el impacto de meteoritos en la superficie lunar a lo largo de millones de años.

Tras los choques, dichas zonas fueron rellenadas por lava basáltica procedente del manto lunar. El basalto de estas grandes planicies es de un tono más oscuro que el regolito que está depositado sobre gran parte del suelo lunar. Es precisamente el contraste entre los minerales lo que le da a la Luna apariencia de tener un rostro.

Vía El Mundo