Café La Pagoda, del Centro Histórico, cierra sus puertas de forma indefinida

Este restaurante era uno de los más emblemáticos del Centro Histórico de la Ciudad de México
Fachada del Café La Pagoda. (Facebook)

Debido a la crisis sanitaria por COVID-19 algunos establecimientos han tenido que cerrar sus puertas y uno de ellos fue el emblemático restaurante “Café La Pagoda”, ubicado en la calle 5 de Mayo en el Centro Histórico de la Ciudad de México.

Te recomendamos: Reabren restaurantes en Edomex y CDMX pese a semáforo rojo COVID-19

Con un cierre indefinido, los dueños de La Pagoda aseguraron que esta medida podría ocasionar el cierre definitivo del restaurante, pues desde que llegó el SARS-CoV-2 a la capital han enfrentado distintos problemas para mantener a flote este negocio.

De acuerdo con un mensaje emitido a través de sus redes sociales, el personal agradeció a todos los usuarios y comensales por el apoyo que les fue brindado a lo largo de 2020 cuando la COVID-19 se convirtió en uno de los mayores obstáculos de su historia.

Al cerrarse las calles peatonales que conducían al centro de la ciudad, La Pagoda sufrió la pérdida de clientes y, además, tuvo que ajustar sus tiempos, horarios y modos de atención para proteger a sus trabajadores de algún contagio.

Ante la imposibilidad de definir una nueva fecha de reapertura, el cierre de este restaurante podría extenderse para siempre y con ello se perdería uno de los sitios más emblemáticos de la CDMX, además de la fuente de ingreso de un gran número de personas.

“… estamos seguros de que en cuanto las condiciones nos permitan abrir otra vez contaremos con su invaluable apoyo y preferencia. Hasta pronto y cuídense mucho”, escribieron en el comunicado.

Comunicado del Café La Pagoda publicado en redes sociales. (Facebook)

En un inicio La Pagoda era una sucursal del Café Popular, pero con el paso del tiempo creció y logró funcionar como un restaurante independiente.

Además de ofrecer servicio de restaurante también funcionó como una cafetería y brindó atención las 24 horas del día. Su ubicación lo hacía un sitio de tradición popular, por lo que era habitual que los días de mayor afluencia tuviera a un alto número de personas esperando a las afueras muy deseosas de probar sus platillos.

En el menú que ofrecían se encontraba una gran variedad de platillos además de “un menú especial de cuatro tiempos”. En diversas épocas d el año  además de gastronomía típica en diferentes épocas del año, como en las fiestas patrias o la temporada decembrina, se sumaban con ánimo a este tipo de celebraciones.

Esta nueva década estaba por cumplir más de 90 años de historia.