Comer brócoli puede prevenir formación de tumores cancerígenos: estudio

Brocoli-Brócoli-Cancer-Cáncer-Broccoli-Beneficios-Cura-Estudio, Ciudad de México, 19 de mayo 2019

Uno grupo de científicos encontró que el brócoli puede ayudar a combatir el cáncer.

Una enzima que se encuentra en el brócoli puede ser esencial para una nueva investigación para combatir el cáncer. Un grupo de científicos del Instituto Beth Israel Deaconess, liderados por el doctor Pier Paolo Pandolfi, han descubierto los posibles beneficios de los vegetales crucíferos y en particular de una enzima muy especial que puede servir para prevenir el desarrollo de tumores cancerígenos.

“Encontramos un nuevo jugador crítico en el camino del desarrollo del cáncer: una enzima que puede ser inhibida por un compuesto natural del brócoli y de otras verduras crucíferas.” Explicó Pandolfi. “Esta enzima no nada más actúa como una reguladora del crecimiento de tumores, sino que también es el talón de Aquiles que necesitamos para buscar otras opciones terapéuticas.”

El gen supresor que menciona Pandolfi es el PTEN y es el más potente supresor de tumores en los cánceres humanos. El PTEN disminuye el crecimiento de tumores y, por eso, el cáncer lo suprime para desarrollarse. La hipótesis de Pandolfi y su equipo es que, al restablecer el gen PTEN a niveles normales, se puede aprovechar su potencial en la supresión de tumores.

Tras mucha investigación, los científicos del Instituto Beth Israel Deaconess, encontraron que hay un gen, llamado WWP1 que produce la enzima que inhibe el potencial de supresión de tumores del gen PTEN. Y, para atacar a este supresor del PTEN, los investigadores encontraron que una pequeña molécula presente en el brócoli y otras verduras crucíferas, llamada indole-3-carbinol (I3C), es esencial. Básicamente, el I3C puede frenar los efectos del WWP1 y restablecer el potencial curativo del PTEN para combatir la formación de tumores.

Las pruebas con animales fueron bastante prometedoras. Sin embargo, para poder activar todos los beneficios contra el cáncer del I3C, un humano necesitaría comer cerca de tres quilos de brócoli sin cocinar al día. Y eso suena bastante desagradable. Por eso, los científicos están buscando aislar y producir la molécula I3C para implementarla como inhibidora del WWP1 y convertirla en una nueva punta de lanza en la batalla contra el cáncer. Por supuesto, Pandolfi tiene interés en el asunto porque, junto a otros miembros de su equipo, es dueño de una compañía farmacéutica que, potencialmente, podría desarrollar los protocolos químicos de esta prometedora cura.

“La desactivación genética o farmacológica del WWP1 con tecnología CRISPR o con el I3C puede restaurar las funciones del gen PTEN y liberar su potencial de inhibición de los tumores. Este descubrimiento pavimenta el camino hacia una reactivación de los protocolos de supresión de tumores en la investigación y el tratamiento del cáncer.”

Ojalá se sigan desarrollando estas curas y que pronto podamos ver los resultados en pacientes humanos. Mientras tanto, no hace daño comer más brócoli…

CARGANDO...