Ver ahora

Breve historia de los derechos de la mujer en México

Las mexicanas no siempre pudieron decidir, votar o estudiar libremente; lucharon por sus derechos.
Breve historia de los derechos de la mujer en México. (Imagen: Especial)

Las mujeres en México no siempre pudieron votar, no siempre pudieron estudiar libremente, no siempre fueron libres de tomar decisiones sin tener que sujetarse a la voz de terceros. Detrás de los derechos que ahora se gozan las mexicanas hay una lucha que retrocede varias generaciones. Esta es una breve historia de los derechos de la mujer en México.

Te recomendamos: ¿En qué estados y por qué causas es legal el aborto en México?

Tras consumarse la Independencia, las mujeres mexicanas adquirieron un derecho crucial que millones de personas en el mundo no tenían: el derecho a no ser esclavas. Sin embargo, por décadas se les impuso una serie de limitaciones que desdibujaban la importancia de ese derecho: distaban de ser ciudadanas, no podían votar, tampoco se les consideraba iguales a sus maridos al interior de sus propios hogares.

Aunque no fueron épocas fecundas para la vida democrática ni para la ampliación de derechos, las mujeres del siglo XIX tuvieron logros que no pueden considerarse menores. La primera revista feminista se editó en Zacatecas en 1926, llamada El abanico. Décadas más tarde, en 1884, en las páginas de la revista Violetas del Anáhuac empezaría a discutirse el sufragio femenino.

Un par de años después, Margarita Chorné y Salazar se convirtió en la primera mujer profesionista titulada del continente, certificada como cirujano dentista a pesar no haber podido asistir a la universidad; y en 1898 María Asunción Sandoval se convirtió a los 22 años de edad en la primera abogada mexicana.

El primer Congreso Feminista se celebró en Yucatán en 1916 y un año más tarde las mujeres consiguieron el derecho a ser consideradas como iguales al interior de sus familias.

La plena libertad sobre la propiedad quedaría garantizada en 1928 en una reforma al Código Civil. Seis años antes, en 1922, las mujeres de Yucatán consiguieron el derecho a participar en los procesos electorales estatales y municipales.

Griselda Álvarez primer mujer electa gobernadora en México. (Imagen: Especial)

Un momento estelar de la lucha por los derechos de las mujeres en México llegó en 1955: el 3 de julio las mujeres votaron por primera vez. Al día siguiente se leería en Excélsior:

“Mezcladas entre el pueblo votaron las aristócratas, las ricas y las pobres, las cultas y las ignorantes, las madres de familia y las chicas que trabajan; religiosas con hábito y aquellas que contaron y confesaron haber cumplido los 21 años de edad, emitieron su voto”. 

Nueve años más tarde llegaría las primeras dos mujeres al Senado: María Lavalle Urbina y Alicia Arrelano Tapia. Y en 1979 Griselda Álvarez Ponce de León sería la primera mujer votada como gobernadora, en el estado de Colima.

Uno de los triunfos más recientes fue la despenalización del aborto en la Ciudad de México en 2007. En los siguientes doce años se realizaron 209 mil 353 mil procedimientos gratuitos sin que se registrara un solo fallecimiento. En 2019 el aborto se despenalizó en el estado de Oaxaca.

8M en la Ciudad de México. (Imagen: Cuartoscuro)

Pero las luchas aún no terminan: en la mayoría de los estados está penalizado el aborto libre, solo seis estados reconocen los derechos jurídicos de las mujeres trans, solo 19 estados permiten que dos mujeres contraigan matrimonio sin un amparo de por medio –y aún no hemos votado a una mujer presidenta.

Y la violencia de género, cuya más terrible expresión es el feminicidio, cruza todo el país sin dar señales de detenerse. Feministas sostienen que no se podrá decir que las mujeres ejercen una ciudadanía plena hasta que estos agravios se detengan.