Las fotos aéreas de Beirut antes y después de la explosión

La explosión que dejó miles de heridos modificó el paisaje de la ciudad mediterránea
Beirut antes y después de la explosión en fotos de satélite. (Imagen: Maxmar)

En Beirut las protestas tras la explosión de nitrato de amonio continúan. La gente exige que se juzgue a los responsables de la catástrofe que dejó a casi 300 mil personas temporalmente sin hogar y miles de heridos. Mientras tanto, las imágenes del incidente siguen recorriendo el mundo. Aquí una selección de las fotografías satelitales que exhiben los estragos que dejó la explosión.

Te recomendamos: Con sus manos, libaneses reconstruyen las casas destruidas

Todos los días satélites registran desde el espacio los cambios en la superficie de la Tierra con diversos propósitos. Esta herramienta, útil para vigilar el cambio climático o para trazar el mapa de una ciudad que uno consulta desde el teléfono, también se puede emplear para verificar cambios súbitos en un área determinada, como lo es en el caso de la explosión ocurrida en Beirut.

El estallido de casi 3 mil toneladas de nitrato de amonio en el puerto de Beirut deformó el paisaje radicalmente. En algunos puntos se puede observar cómo el mar ocupó terrenos que hacía unos días eran almacenes sobre tierra firme.

El mar ocupó terrenos que eran tierra firme. (Imágenes: tomadas por Maxmar)

Otro de los estragos más visibles son los barcos dañados o incluso derribados por la onda de choque que se sintió tan lejos como en las costas de Chipre, a 200 kilómetros de distancia cruzando el mar Mediterráneo.

Un barco fue derribado por la explosión. (Imágenes: tomadas por Maxmar)

También los techos de los almaneces y los edificios quedaron severamente dañados luego del incidiente que dejó hasta el momento 171 muertos y más de 6 mil heridos, lo que ha motivado la intervención internacional de naciones tan diversas como Estados Unidos, Francia y México.

Los techos dañados por la explosión. (Imágenes: tomadas por Maxmar)

Los libaneses han tenido que empezar la reconstrucción con sus propias manos, ante un gobierno rebasado por el tamaño de la catástrofe y cuyos funcionarios han tenido que renunciar en bloque ante los reclamos populares. Los daños de la explosión se calculan en 5 mil millones de dólares.