¿Un asteroide impactará la Tierra la noche del Día de Muertos?

¿Hay motivos para preocuparnos por el asteroide 2018 VP₁?
Imagen ilustrativa. (Imagen: Pixabay)

El 2020 ha estado lleno de sorpresas que no han sido precisamente agradables. Por eso cuando la NASA informó del asteroide 2018 VP₁ pasaría cerca de la Tierra el la noche antes de las elecciones de Estados Unidos, muchos se preocuparon por un posible impacto. ¿Tenemos motivos para ello?

También te recomendamos: Meteorito de Costa Rica fascina a científicos y podría explicar el origen de la vida

Este asteroide considerado “peligroso” por la NASA, se acercaría a la Tierra el 2 de noviembre de 2020, la noche antes que en Estados Unidos se lleven a cabo las elecciones presidenciales entre Donald Trump y Joe Biden.

Sin embargo, no tienen nada de que temer. Este asteroide apenas tiene un 0.41 por ciento de posibilidades de cruzarse con la Tierra y entrar en nuestra atmósfera. Es decir, son probabilidades increíblemente bajas. E incluso si desviara su trayectoria y nos golpeara, nadie estaría en peligro.

El asteroide 2018 VP₁ apenas tiene unos 2 metros de ancho, lo que lo hace un poco más pequeño que un carro compacto o del tamaño de un refrigerador. Si impactara en nuestra atmósfera, se desintegraría completamente arriba de nosotros y no representaría una amenaza para nadie.

Como referencia, hay satélites mucho más grandes y desechos espaciales que ingresan a nuestra atmósfera de vez en cuando, ardiendo por encima de nosotros sin afectar a nadie en la Tierra.

De hecho, otro pequeño asteroide. llamado 2020 QG, de entre 3 y 6 metros diámetro tuvo la aproximación más cercana a la Tierra jamás registrada por un asteroide conocido. El 16 de agosto se acercó a 2 mil 950 kilómetros y también era lo suficientemente pequeño como para haberse quemado en la atmósfera si hubiera logrado cruzar en el camino de la Tierra. A pesar de la cercanía, los astrónomos no lo detectaron hasta seis horas después de su paso.

La NASA señala que es difícil seguir a asteroides tan pequeños porque se mueven rápido y solo hay una pequeña ventana para detectarlos cuando se acercan a la Tierra.

Con información de NASA