Animales aprovechan la contingencia y salen a divertirse por el mundo

Desde hipopótamos surfeando hasta osos recorriendo los suburbios, los animales vuelven a apropiarse del mundo.
(Imágenes tomadas de la Social Media)

Desde hipopótamos surfeando en las playas, hasta osos recorriendo los suburbios, los animales aprovechan la contingencia por el coronavirus SARS-CoV-2 y vuelven a apropiarse del mundo.

Te recomendamos: Fotos: bioluminiscencia ilumina las playas de Acapulco

Debido a que miles de personas en todo el planeta permanecen en sus hogares para evitar la propagación del nuevo coronavirus, causante de la Covid-19, los animales aprovechan la tranquilidad que ha llegado a la naturaleza para volver a recorrer calles, playas y espacios públicos sin que los seres humanos representen una amenaza de la cual cuidarse.

Desde los primeros meses de confinamiento, países como Italia y China fueron testigos de la pronta recuperación de la naturaleza ante la falta de personas en ella, pues desde un mejoramiento en el estado del aire, hasta la limpieza en las aguas de zonas como Venecia, el planeta comenzó a cambiar sin nosotros.

Medusas recorriendo este país, bioluminiscencia en Acapulco y California, así como cientos de videos e imágenes invadiendo las redes sociales mostrando hermosos paisajes naturales con claros vientos y monos, cabras, osos, jabalíes y ciervos caminando por los sitios vacíos son parte de la transformación que deja a su paso la Covid-19, misma que muchos esperan se mantenga luego de que se levanten los confinamientos a lo largo del mundo.

A lo largo de las últimas semanas de abril, un hipopótamo surfeando en las playas de Ponta do Ouro, en Mozambique, llamó la atención de cientos de personas en redes sociales, debido a que estos animales no suelen aparecer en estos sitios con frecuencia.

En Tailandia, un gran número de monos Lopburi recorrió las calles con absoluta libertad y aprovecharon su visita a las zonas turísticas para buscar comida y provisiones, mientras que en Chile, durante los primeros días de contingencia, los pumas bajaron a la ciudad y tuvieron que ser rescatados por personal de protección animal.

En Bolivia, las llamas recorrieron carreteras desiertas y vacías, y en redes sociales causaron el asombro entre propios y extraños al poder transitar sin riesgo de ser arrolladas por los automóviles que circulan en estos caminos de manera regular.

Delfines, y cabras también volvieron a recorrer las aguas y los caminos de sitios como Turquía y Gran Bretaña, demostrando que en cuestión de meses el mundo entero retoma su causa y fluye junto a la naturaleza con o sin humanos a cuestas.

Con información de Daily Mail