SALUD

Ajustarse el cubrebocas es tan importante como su material de fabricación: estudio

El portar mal un cubrebocas, así como dejar filtraciones, reduce su nivel de protección y efectividad contra el COVID-19

Un estudio reveló que colocarse bien el cubrebocas es tan importante como el material de su fabricación para mantenerse protegido/a del COVID-19. A continuación te brindamos más detalles.

Te recomendamos: ‘Prematuro y poco realista’, predecir el fin del COVID en 2022: OMS

Portar el cubrebocas a toda hora puede ser un situación molesta o incómoda que, sin embargo, vale la pena llevar a cabo para mantenerse con un menor riesgo de contagio de COVID-19.

Los huecos que queden entre la mascarilla y nuestro rostro disminuyen considerablemente el nivel de protección de estos artefactos, por lo que es de suma importancia colocarlos de la manera correcta al momento de salir del hogar o estar en espacios cerrados y abiertos con otras personas.

Pese a que existen distintos modelos de cubrebocas, todos ellos ofrecen una serie de ajustes que debes tomar en cuenta al momento de adquirirlos y utilizarlos.

“Sabemos que a menos que haya un buen sellado entre la mascarilla y la cara del usuario, muchos aerosoles y gotitas se colarán por la parte superior y los laterales, como sabrán muchas personas que usan gafas”, declaró Eugenia O’ Kelly, investigadora del departamento de Ingeniería de Cambridge y autora del artículo.

¿Cómo se realizó el estudio?

Dentro de este estudio se contó con siete participantes a quienes se les colocaron distintos modelos de cubrebocas KN95 y N95, las cuales fueron certificadas antes de la prueba.

También se les colocaron mascarillas quirúrgicas y de tela verificando que estuvieran bien ajustadas. Luego se ejecutaron pruebas que contabilizaron la concentración de partículas en el interior y exterior de las máscaras y finalmente se obtuvieron los resultados.

Como era de esperar, las N95 fueron las que ofrecieron mejores resultados, pero el problema fue su ajuste, dado que no en todos los participantes se logró que fuera el ideal.

De acuerdo con los datos obtenidos, los N95 filtraron más del 95% de las partículas en el aire cuando no estaban bien ajustados, mientras que el nivel de filtración de las mal ajustadas fue comparable con las de tela y las mascarillas quirúrgicas.

“No es suficiente asumir que un solo modelo N95 se ajustará a la mayoría de la población”, detalló la autora.

Según el estudio, elementos del propio cubrebocas harían que su ajuste fuera crítico, puesto que las de mejor ajuste fueron las más anchas y flexibles en la zona del borde.

Ya que “no se puede asumir que un solo modelo de cubrebocas proteja a todos por igual”, los investigadores sugirieron crear modelos más acertados y con una mayor variedad.

¿Cómo usar correctamente un cubrebocas?

Para garantizar el correcto ajuste de las mascarillas, la autora recomendó realizar una prueba de respiración frente a un espejito y verificar si había vapor que se dibujara en este al momento de exhalar.

También recomendó seguir las instrucciones del tipo de cubrebocas que se adquiera y elegir aquel que mejor se ajuste al rostro a la par que brinde comodidad.

“Para ajustar bien una mascarilla quirúrgica hay diferentes alternativas. Se puede realizar un nudo al inicio de las gomas, estrechando ese huequito que queda en las mejillas. También se pueden utilizar utensilios para que las gomas no hagan daño, pero colocándolas por encima de las orejas para que no queden huecos…

“El tipo que usemos importa, pero no podemos dejar de lado la colocación y el tiempo de uso, que debería ser de 8 horas en el caso de las FFP2 y de 4 horas en el caso de las quirúrgicas o higiénicas…

“Tenemos que saber que cada mascarilla es mejor para cada determinado momento. Es decir, si salimos a la calle a dar un paseo, con una higiénica reutilizable es más que suficiente; pero si nos vamos a meter en el metro, igual es más apropiado una FFP2 que ajuste bien, tanto para protegernos a nosotros como al resto de la gente” mencionó.

Recomendaciones adicionales

Los cubrebocas N95, KN95 o los FFP2 son de alto rendimiento e incluyen una barra de seguridad de metal para que la ajustes a tu rostro, pero si descuidas la forma en que te lo colocaste y permites alguna filtración, poco sirve su garantía de seguridad.

En caso de que el cubrebocas sea de tela o casero, este debe cubrir completamente la nariz y la boca , así como no deberás quitártelo en espacios no seguros bajo ninguna circunstancia.

Con información de PLOS One